Luis Fabiano y Kanouté
Luis Fabiano y Kanouté celebran un gol del Sevilla. (EFE) EFE

Sevilla y Betis disputan este sábado en el Sánchez Pizjuán (22.00 horas; laSexta) un derbi que promete emoción y goles, ya que ambos equipos pondrán en juego sus mejores armas.

Los verdiblancos esperan con la vuelta de Ricardo Oliveira dar el salto de calidad que les falta. Pese a su irregular paso por el Zaragoza, donde esta temporada ha marcado nueve goles y la campaña anterior 21, el brasileño es un goleador contrastado que puede ofrecer las mismas prestaciones que en 2005, donde anotó 26 tantos. Junto a él, formarán en ataque Sergio García y Mark González. Garantía de espectáculo.

El Sevilla, por su parte, llegará con la moral reforzada tras su triunfo ante Athletic en el choque de ida de las semifinales de la Copa del Rey y con Kanouté como la principal referencia ofensiva debido a la baja de Luis Fabiano.

Los derbis hay que ganarlos, no importa como se juegan. (Acosta, jugador del Sevilla)

El de Mali, que acumula esta temporada nueve goles entre Liga, UEFA y Copa, podría estar acompañado por Renato o Acosta, el autor del gol de la victoria ante el Athletic y que tiene muy claro lo que hay que hacer ante el Betis: "Los derbis hay que ganarlos, no importa como se juegan".

Navas por la derecha y Capel o Adriano por la izquierda serán los encargados de surtir de balones al africano.

Mirando los números, la diferencia entre Sevilla y Betis es brutal. 16 puntos separan a ambos equipos en la Liga.

Aunque el bético Rivera cree que no son inferiores: "Siempre salimos con mentalidad de ganar y, además, no creo, para nada, que nosotros tengamos una plantilla que sea inferior a la del Sevilla".

"El tifo está intacto"

La peña radical del Sevilla Biris Norte emitió ayer un comunicado en el que aseguran que los aficionados "pueden estar tranquilos", "el tifo está intacto". "Mañanao, como cada año, habrá espectáculo en la grada norte del Pizjuán" antes del choque con el Betis, pese al ataque sufrido.

El martes por la noche, unos 30 individuos con distintivos de los ultras béticos asaltaron la sede de Biris Norte con la pretensión de destrozar las pancartas e hirieron a uno de sus integrantes, que sigue hospitalizado.