Marcelo y Sergio Ramos
Marcelo y Sergio Ramos, en el clásico contra el FC Barcelona. EFE

“Es una situación muy jodida para todos”, resumió el capitán del Real Madrid, Sergio Ramos, tras la goleada sufrida en el clásico ante el FC Barcelona (5-1). “Era el partido clave para dar un paso adelante y no ha sido así”, dijo a los reporteros.

“Felicito al Barça por el gran partido que ha hecho. Nos toca sufrir y estar unidos para salir juntos de este momento tan difícil”, dijo Ramos, que no se pronunció sobre una posible destitución de Julen Lopetegui. “No son decisiones que estén en nuestra mano. Nosotros estamos a muerte siempre con el entrenador que esté al mando. Veremos qué pasa. Debemos respetar las decisiones que se tomen desde arriba”.

Aun así, dejó un recado a quienes creen que la plantilla necesita un entrenador de mano dura, y especialmente al italiano Antonio Conte, uno de los favoritos para relevar al entrenador: “El respeto se gana, no se impone. A veces la gestión del vestuario es más importante que el conocimiento técnico”.

… Y otro recado para Casemiro

Con el 5-1, el Barça se coloca con 7 puntos de ventaja en la tabla. “Yo he ganado ligas en las que nos sacaban más de 10 puntos”, recordó Ramos; “la clave del éxito es el trabajo y el Real Madrid ha demostrado que no da nada nunca por perdido”.

El capitán también se mostró contrariado cuando le dijeron que Casemiro había calificado como “desastre” la actuación del equipo: “En los momentos difíciles siempre es inoportuno opinar de esa manera. No hay que señalar a nadie. Hay que hacer autocrítica. Hoy hemos regalado 45 minutos y un rival con tanto talento te castiga. Hay mucho que reflexionar”.