Sergi Guardiola
Sergi Guardiola en su presentación con el Barcelona B. FC BARCELONA

A finales de 2015 el FC Barcelona rescindió el contrato de Sergi Guardiola solo unas horas después de anunciar su fichaje. El club le firmó para que formara parte del filial azulgrana, pero unos polémicos tuits del jugador contra Cataluña y mostrando sus simpatía por el Real Madrid llevaron al club a romper el acuerdo.

Los mensajes que provocaron la drástica decisión del Barcelona contenían frases como “Hala Madrid, puta Cataluña”, “llegó la hora del clásico… ¡Hala Madrid” o “hoy puta Cataluña y siempre hala Madrid”. Guardiola, que había rescindido su contrato con el Alcorcón para reforzar a un Barça B que se encontraba en puestos de descenso, borró los tuits y protegió su cuenta pero no evitó que el Barcelona rescindiera el contrato.

Sergi Guardiola pasó después por Granada B, Murcia y Córdoba. Su brillante temporada en este último equipo (con 24 goles en 42 partidos) llamaron la atención del Getafe, que le fichó el pasado verano. No obstante, a sus 27 años y sin oportunidades en el equipo de Bordalás, el mercado invernal le llevó a recalar al Valladolid, casualmente, el equipo que este sábado ha visitado el Camp Nou. Así, el delantero se ha encontrado años después ante la oportunidad de jugar en el escenario que sus salidas de tono en las redes sociales le negaron.