Al igual que ocurrió en 2013 y 2016, los octavos de final volvieron a ser el 'muro' de la jugadora canaria en el único 'Gran Slam' donde nunca ha conseguido llegar hasta cuartos en toda su carrera.

Williams, que ya le había vencido en sus seis duelos precedentes, extendió la racha con un triunfo incontestable en la Pista 1 del All England Tennis Club. La siete veces ganadora de Wimbledon sacó a relucir su mejor versión y dominó el encuentro con total autoridad para ganar en apenas una hora y tres minutos.

El único 'break' favorable de Suárez, que encajó un total de cinco, llegó cuando ya había cedido el primer set y perdía 3-0 en el segundo. Durante el resto del partido el dominio fue de su rival, que se metió en cuartos de Wimbledon por decimocuarta vez en su carrera reafirmando su candidatura a un nuevo título.