Celebración Islandia
Los jugadores de la selección de Islandia celebran junto a sus aficionados la victoria ante Inglaterra en octavos de la Eurocopa. GTRES ONLINE

La gran sensación de la pasada Eurocopa ha pasado de ser la revelación a estar consolidándose en la élite, como certificó al lograr su billete mundialista quedando por delante de selecciones de potencial importante como Croacia, Ucrania y Turquía en la clasificación.

Hace dos años, Europa entera se hizo 'vikinga'. Buena parte de culpa la tuvo su espectacular afición, que dio un gran colorido al torneo continental y fue la cara amable de una Eurocopa que, por desgracia, será recordada por los numerosísimos incidentes provocados por los ultras. El público islandés demostró que vivir el fútbol con pasión nada tiene que ver con la violencia.

Pero es que además de su llamativa hinchada, Islandia jugó un gran fútbol en Francia. Superó con solvencia la fase de grupos y dio la gran campanada del torneo, eliminando a Inglaterra en los octavos de final. En cuartos, el sueño acabó con una derrota ante la selección anfitriona, pero el corazón de los aficionados al deporte rey.

Islandia es un conjunto que tiene bien claro lo que hace. Su entrenador, el dentista Heimir Hallgrímsson, ha formado un bloque compacto y con una gran solidez defensiva que le ha convertido en un rival muy, muy duro de superar. Su grupo, eso sí, no es nada sencillo: Argentina, Nigeria y, de nuevo, Croacia.

La estrella: Gilfy Sigurdsson

Casi 50 millones pagó por este centrocampista el Everton el pasado verano. Pese a no haber tenido una buena temporada en el club de Liverpool, con su selección es otra cosa. Es el líder de los 'vikingos', un jugador con libertad absoluta para buscar el gol y clave en un equipo que necesitará de su aportación ofensiva.