Phil Neville
Las jugadoras de Inglaterra y su seleccionador, Phil Neville. EFE

Estados Unidos e Inglaterra se enfrentan este martes en la primera semifinal de la Copa Mundial Femenina 2019. El partido se presenta con polémica, ya que Inglaterra acusa de espionaje al equipo estadounidense.

El diario británico ‘The Guardian’ publica que la Federación inglesa descubrió a dos miembros de la delegación de Estados Unidos en el Hotel Fourvière de Lyon, lugar de concentración de la selección inglesa. Al parecer, estaban merodeando junto a las habitaciones privadas del hotel mientras que el equipo entrenado por Phil Neville trabajaba en el campo de entrenamiento, a una media hora del hotel.

La seleccionadora americana, Jill Ellis, ha desmentido la acusación de forma rotunda. Según su versión, los empleados que simplemente estaban conociendo el hotel por si el equipo se clasifica para la final del domingo: “Supongo que todo el mundo está haciendo eso. Tienes que planear por adelantado. Los únicos que fueron son el administrador del equipo y su jefe”.

En sus declaraciones previas al partido, Neville prefirió no echar más leña al fuego: “Espero que hayan disfrutado de nuestro hotel. Nosotros no mandaríamos a alguien al suyo, pero ese es su problema”.