España, en el diván ante Chile: un decálogo para una redención

El equipo de la Selección Española.
El equipo de la Selección Española.
EFE

La selección española de fútbol, en el diván.  El 1-5 frente a Holanda en su debut mundialista ha puesto en duda todo su proyecto (sobre todo de puertas para fuera), pero sobre todo  ha dejado en una situación muy comprometida el futuro deportivo de la actual campeona del mundo en su defensa. Aunque las cuentas pueden "complicarse" si entran en escena resultados de terceros, en lo que a España se refiere no hay muchas opciones para este miércoles: debe ganar a Chile y por cuantos más goles, mejor. Y solo para volver a refrescar sus opciones de supervivencia.

El discurso que mana de los jugadores y del cuerpo técnico desde la jornada es más o menos uniforme y pasa por refrescar el crédito que se merece este proyecto gracias a sus títulos pasados, por resaltar la capacidad de España de rehacerse a un tropiezo en la era Vicente del Bosque y por su confianza en que lo visto en Salvador de Bahía durante la segunda parte fue un mal sueño y sin un vínculo con la realidad. Pero la selección debe desplegar en Maracaná algunos detalles que confirmen que, efectivamente, no solo tiene margen de error, sino que su calamitoso debut estuvo demasiado maquillado por las circunstancias. En torno al diván, diez puntos que condicionan el duelo decisivo contra los suramericanos.

Fortalezas, flaquezas y aportes estadísticos para jugar contra Chile

El miedo a otro bajón.Quizá por una cuestión de condición física, quizá por la influencia de una temperatura tropical con una humedad bastante alta, quizá por la inercia de un rival crecido con cuentas pendientes desde la final de Sudáfrica, la selección española se deshilachó en la segunda parte frente a Holanda. Un bajón admitido por todos y que parece el primer punto de acuerdo para evitar frente a Chile.

Una defensa porosa.  Dicen que los grandes equipos se construyen desde grandes defensas y la máxima se cumple en el caso español, cuya selección recibió pocos goles, centrándonos en la era Del Bosque, tanto en el Mundial de Sudáfrica (2) como en la Eurocopa de Polonia y Ucrania (1) como la Copa Confederaciones (1 en la fase de grupos; recibiría 3 en la final). Ante Holanda el centro de la zaga hizo aguas, especialmente en la segunda parte.

La cuestión del gol. No es que España sea una selección especialmente goleadora. Marca y gana, claro, pero no ha firmado goleadas impactantes más allá de partidos amistosos o duelos ante rivales de una inferioridad manifiesta. Al 10-0 sobre Tahití de la pasada Confederaciones le siguió un 3-0 sobre Nigeria. Y desde entonces España no ha marcado más de dos tantos en ningún choque, oficial o amistoso. Ante Holanda solo jugó con un delantero, Diego Costa. ¿Llega la hora de obviar un único punta y apostar por dos arietes ante la necesidad de ganar por cuantos más goles pueda?

La diplomacia del cambio. Vicente del Bosque ha admitido que ante Chile introducirá dos o tres cambios en su once, pero sus esfuerzos por evitar que los salientes del equipo titular  queden señalados no parece que vayan a tener éxito. Con el cambio de Iker Casillas en la portería muy poco probable, el defensa central Gerard Piqué  y el medio Xavi Hernández tienen muchas papeletas para pasar al banquillo. ¿La hora de Javi Martínez y de Koke Resurrección? David Silva también está cuestionado, aunque el canario cuajó una buena primera parte y disfrutó de una clara ocasión de gol que podría haber cambiado el desarrollo del encuentro.

Una idea que aún vale. En los días previos al debut mundialista de la selección la cuestión del estilo español ya sobrevoló al combinado nacional, un debate que la derrota frente a los Países Bajos reavivó e intensificó. La idea unánime de la plantilla y el técnico es que el estilo es válido. Y realmente durante el partido contra Holanda pudo verse que sí durante una parte. En el primer tiempo España funcionó bien.

El doble pivote como recurso, no como fin. ¿Las premuras clasificatorias de la selección son el mejor contexto para desplegar sobre el campo un doble pivote? El 1-5 frente a Holanda no justifica defensivamente esta apuesta (en ese partido no salió bien) y, de cara a buscar la portería rival,  puede suponer un lastre a la hora de llegar con hombres al área rival.

La presión y la intensidad deben volver. Una línea avanzada de presión y una mayor intensidad a la hora de frenar al rival debe ser una prioridad para España, una selección que ha rentabilizado en el pasado estas suertes como primer paso para recuperar el esférico y defenderse del rival desde la posesión y la circulación del balón.

La estrategia. El Atlético de Madrid ha demostrado esta campaña que las jugadas de estrategia pueden aportarle un extra a partidos complicados. La selección no es un equipo especialmente pródigo en explotar esta suerte y, de hecho, muchos saques de esquina los saca en corto para jugar el balón con naturalidad.

Maracaná como talismán. La historia sonríe a España. Chile nunca ha ganado a España, pero también es cierto que en los últimos tiempos ha sido una de las selecciones que más apuros le ha generado a la selección. El combinado español ha jugado contra Chile en diez ocasiones: ganó ocho encuentros y empató dos con un balance de 25 goles a favor y 8 en contra. La selección vuelve a Maracaná, un estadio donde firmó la mayor goleada nunca registrada aquí (su 10-0 frente a Tahití), donde ya ganó a Chile (el 2-0 del Mundial 50)... y donde sufrió su anterior mayor goleada en un Mundial: el 6-1 frente a Brasil (Mundial 50).

Precedentes positivos y negativos. Nunca hay que olvidar el pasado y la historia de los mundiales nos recuerda que España ya se clasificó para los octavos de final después de comenzar el torneo con una derrota, aunque en los dos precedentes se perdió por solo un gol. En México 86 la España de Miguel Muñoz debutó perdiendo (1-0) con un gol de Sócrates. En Sudáfrica, la roja perdió frente a Suiza... y acabó convirtiéndose en el primer equipo campeón del torneo tras caer en su debut. Aunque también antes llegaron fiascos tras tropiezos iniciales (Chile 1962, Inglaterra 1966, Francia 1998).

Mostrar comentarios

Códigos Descuento