Una selección en transición generacional para seguir soñando

Jenni Hermoso celebra uno de sus goles ante Sudáfrica en el Mundial de Francia.
Jenni Hermoso celebra uno de sus goles ante Sudáfrica en el Mundial de Francia.
EFE

Hablar del ‘boom’ del fútbol femenino en España es hacerlo de la Selección española, que está en pleno proceso de florecimiento. Desde las raíces plantadas en Canadá 2015, pasando por el progresivo crecimiento del tallo en la Euro de los Países Bajos en 2017 y, sobre todo, en el Mundial de Francia 2019, las mujeres que comanda Jorge Vilda y Toña Is (en las categorías inferiores) se han convertido en ídolos de muchos niños y niñas (no es casual la diferenciación) y ya pocos son los que no saben situar a Amanda Sampedro, Alexia Putellas y compañía.

La labor de la selección como estandarte de la selección femenina es innegable. Los éxitos de la sub17, sub19 y sub20 en los últimos tiempos garantizan el cambio generacional, que por edad ya se va haciendo necesario pero no de manera brusca.

Una de las grandes virtudes que tiene Vilda como seleccionador es su conocimiento global sobre la cantera de España, algo que en la masculina no es tan acusado. El último ejemplo es la convocatoria de Eva Navarro, líder de la sub19 y sub20, con la absoluta, ante Francia, equipo aún muy lejano en nivel a las españolas.

Las goleadoras Navarro y Alba Redondo y la portera Sara Serrat son las últimas joyas jóvenes que han dado el salto, pero no las únicas. Las Aitana Bonmatí, Nahikari García o Patri Guijarro están llamadas a cubrir los huecos que dejen las veteranas Silvia Meseguer o la ya legendaria Marta Torrejón, que han anunciado que dejan el combinado nacional.

Será labor de Jorge Vilda llevar una transición pacífica y cómoda para todas las partes, donde las que han ido rompiendo techos de cristal vayan enseñando a las que llegan con la alfombra puesta los valores del esfuerzo, el orgullo y el carácter que ha llevado a España de tener una selección nacional casi amateur a una que fue capaz de tutear la mismísima Estados Unidos.

Uno de los primeros exámenes serios que tendrá el combinado español será en un feudo con mucha solera en el balompié nacional. El camino a la Euro 2021 pasa por el estadio de Riazor, estadio del Deportivo de la Coruña, cuando la selección se enfrentará a Azerbaiyán, un país pujante no sólo en fútbol femenino sino en muchos otros deportes. Sea con nuevas caras o con mujeres ya veteranas a enfundarse ‘la piel roja’, el espíritu será el mismo: Jugar, Luchar y Ganar.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento