Luka Modric, Croacia
Luka Modric en un partido con la selección de Croacia. EFE

La selección balcánica lleva tiempo instalada en la clase media del fútbol mundial, y solo ha faltado a dos grandes citas internacionales (2000 y 2010) desde 1996, año de su estreno. A Rusia llegó con algunos apuros, tras quedar por detrás de la cada vez menos sorprendente Islandia, lo que le obligó a jugar la repesca ante Grecia. Eso sí, los helenos no fueron rivales y el billete se logró con solvencia finalmente.

La trayectoria de la selección en la fase clasificatoria no estaba convenciendo, y Ante Cacic fue destituido antes del doble enfrentamiento ante los griegos. Su sustituto, Zlatko Dalic, convenció durante la repesca, y será el que dirigirá al equipo ajedrezado en Rusia.

Croacia cuenta uno de los mejores centros del campo del mundo, con Modric, Rakitic y Kovacic, y un equipo además con una amplia experiencia internacional, pues a los citados suma nombres como Mario Mandzukic (Juventus), Sime Vrsaljko (Atlético), Ivan Perisic (Inter), Nikola Kalinic (Milan) o Dejan Lovren (Liverpool).

En la pasada Eurocopa, demostró que es un equipo durísimo. Quedó por delante en la fase de grupos de España, a la que venció por 1-2, y cayó ante la campeona, Portugal, con un gol en el minuto 117 (1-0). Una selección a tener en cuenta.

La estrella: Luka Modric

Se ha confirmado como uno de los mejores centrocampistas del mundo, si no el mejor. Un jugador de muchísima clase, que sabe echarse al equipo a sus espaldas y con una gran inteligencia táctica. Además, defiende y tiene un buen disparo.