Sebastian Vettel
Sebastian Vettel, en el box de Ferrari. EFE

Si Charles Leclerc fue el motivo de la alegría de los miles de tifosi en Monza, su compañero Sebastian Vettel fue motivo de vergüenza y bochorno. El alemán cometió un fallo impropio de un piloto de su palmarés, cuando después de un trompo volvió a pista sin mirar y provocó que Lance Stroll le diese en el alerón delantero.

El castigo directo que recibió en la carrera por parte de los comisarios fue un 'stop&go' de 10 segundos, con lo que sus opciones de podio se fueron al garete, pero no sólo eso. Además de esta sanción directa, le añadieron tres puntos de penalización por una acción calificada como "muy peligrosa".

Con estos, Vettel ya suma 9 en lo que va de los últimos doce meses, a saber: dos puntos en el GP de Estados Unidos de 2018 por no respetar una bandera roja en los libres; dos más en el pasado GP de Canadá por echar de pista a Hamilton y otros dos en el GP de Gran Bretaña por llevarse por delante a Verstappen. Si llega a doce, será excluido por una carrera, establece la normativa.

Los primeros de esos 9 puntos que tiene de castigo se los impusieron el 19 de octubre de 2018, por lo que hasta esa fecha no podrá arriesgarse a recibir un castigo similar. Una nueva acción considerada peligrosa por los comisarios, y llegará los 12. Quedan tres Grandes Premios hasta entonces: Singapur, Rusia y Japón.

Leclerc, por delante

Vettel sale de Italia muy tocado. A las críticas furibundas que recibirá en los próximos días por parte de la prensa y los tifosi, se une un hecho difícilmente defendible por parte de sus fans: Leclerc está por delante de él en el Mundial.

El monegasco, recién llegado a Ferrari este año, sale de Monza con 182 puntos por 169 del alemán, merced a las dos victorias consecutivas con las que ha inaugurado su palmarés en Fórmula 1.