Los Seahawks de Seattle ganan la Super Bowl y el joven Bruno Mars brilla en el descanso

  • Los Seahawks, apoyados en su defensa, aplastan a los Broncos.
  • Malcom Smith recibe el galardón de MVP de la final.
  • En el descanso, Bruno Mars brilla, junto a los Red Hot Chili Peppers.
  • Los famosos, tanto en anuncios como en el estadio, se dejaron notar.
  • Los momentos inolvidables de la historia de la Super Bowl.
Disfrutando de la copa
Disfrutando de la copa
EFE

Los Seahawks de Seattle se proclamaron campeones del XLVIII Super Bowl de la NFL al vencer por 43-8 a los Broncos de Denver, en una noche, donde como marca la tradición, brilló el show al que son tan aficionados los estadounidenses, más allá del acontecimiento deportivo, en el que brillaron Bruno Mars y los anuncios más caros del año.

Un cuidado estilismo retro, una banda llena de energía y una particular mezcla de soul y rock sirvieron al cantante Bruno Mars para cautivar a la millonaria audiencia del Super Bowldurante el descanso de la gran cita anual del fútbol americano.Mars, de sólo 28 años y sobre quien planeaba la duda de si sería capaz de enfrentarse a un escenario de tal calibre, optó por un show directo y contundente.

Mars descargó su segundo hit, Treasure, y a continuación demostró su capacidad para fusionar el soul, el pop y el rock integrando en su espectáculo a los Red Hot Chili Peppers. La banda de Anthony Kiedis y Flea puso a saltar a todo el estadio Metlife con su clásico Give it Away.

El cantante, nacido en Hawai de un padre mitad puertorriqueño, aminoró el paso para cerrar con una sentida balada introducida con un vídeo homenaje a los miembros de las fuerzas armadas desplegados lejos de sus casas.

Mars, que como es habitual no cobró ni un céntimo por la actuación durante el Super Bowl, dejó un buen sabor de boca en un escenario que en años anteriores había ocupado artistas mucho más consagrados como Beyoncé, Madonna o Bruce Springsteen.

La publicidad y los famosos no defraudan

La publicidad, que es habitualmente junto a la música el gran atractivo de la retransmisión del Super Bowl más allá de lo deportivo, tampoco defraudó este año.

Los más de 100 millones de personas que se sientan ante el televisor para disfrutar del encuentro son el objetivo de las empresas más potentes del mercado, que este año pagaron hasta 4 millones de dólares por 30 segundos en pantalla.

Muchos anunciantes optaron por rostros conocidos, desde la cerveza Bud Light con Arnold Schwarzenegger en una peculiar partida de ping pong, al fabricante de automóviles Chysler con Bob Dylan, pasando por la aparición de Scarlett Johansson promocionando SodaStream, el actor Bruce Willis de la mano de Honda o los irlandeses U2 con una campaña benéfica.

Otros optaron por la nostalgia, como la revisión de los años 80 hecha por la cadena de tiendas de electrónica Radio Shack o la reunión de los actores de la serie "Seinfeld" utilizada para promocionar un nuevo programa de Jerry Seinfeld.

También llamó la atención un anuncio de la Cienciología, que en Estados Unidos es considerada legalmente como una religión.

En la gran final del deporte de los EE UU tambien se dejaron ver todo tipo de rostros del mundo del espectáculo, con sonadas apariciones de Justin Bieber y del matrimonio que forman el rapero Jay Z y Beyoncé, que ofrecieron un concierto exclusivo en la víspera.

El exfubtolista David Beckham, el cantante Paul McCartney o actores como John Travolta, Kevin Costner o Michael Douglas fueron otros de los que vieron el partido desde los palcos VIP del estadio MetLife en East Rutherford (Nueva Jersey), a un paso de la Gran Manzana.

Los Seahawks destrozaron a los Broncos

Ya en el plano estrictamente deportivo, la defensa de los Seahawks de Seattle vivió su gran noche al controlar las acciones del legendario mariscal de campo Peyton Manning y se proclamaron campeones del XLVIII Super Bowlde la NFL al vencer por 43-8 a los Broncos de Denver.

El linebacker Malcolm Smith, que fue nombrado el Jugador Más Valioso (MVP) del Super Bowl, y se convirtió en el tercer linebacker en la historia del Super Bowl en conseguir ese nombramiento, interceptó un pase de 69 yardas hasta las diagonales.

Smith fue apoyado por el receptor abierto Percy Harvin, que regresó 87 yardas una patada de entrega de balón hasta la zona de anotación.

Mientras que el mariscal de campo Russell Wilson lanzó dos pases de "touchdown", y los tres representaron la superioridad en la ofensiva de los Seahawks, ante los 82.529 asistentes al partido disputado en el MetLife Stadium, de East Rutherford (Nueva Jersey).

Los Seahawks con una poderosa defensa, la más complicada de la Liga, y el desconcierto que tuvo la de los Broncos fueron siempre el mejor equipo sobre el terreno de juego.

El resultado se acercó al más amplio en la historia de Super Bowl, el de 1990 cuando los Broncos perdieron 10-55 contra los 49ers de San Francisco.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento