Schweinsteiger
Schweinsteiger, durante el Bayern-Inter. REUTERS

Bastian Schweinsteiger perdió los nervios tras el pitido final del partido de Champions entre el Bayern y el Inter.

Los alemanes quedaban eliminados, pero el jugador local no perdió los nervios por ello, sino por un viejo jugador conocido por todos: Materazzi.

Tras acabar el partido, y según señala el portal online goal.com, Schweinsteiger reconoció: "Ahora puedo entender a Zidane..." en clara alusión a Materazzi.

El alemán no se quedó ahí: "Él me ha provocado antes y después del partido, y también me insultó. Pero todo el mundo le conoce y sabe quién es...".

Materazzi saltó al terreno de juego desde el banquillo y, según cuenta Bastian, le provocó durante el partido y tras el pitido final. Algo que no es nuevo, ya que es el mismo jugador que desató la ira de Zinedine Zidane y provocó su expulsión por un cabezazo durante la final del Mundial de 2006.