Schuster
Schuster, pensativo en un entrenamiento del Real Madrid. (EFE) EFE
Tras la victoria de su equipo ante el Sporting de Lisboa, que les dio el Trofeo Santiago Bernabéu, el técnico del Real Madrid Bernd Schuster ofreció una breve rueda de prensa en la que rehusó hablar de los fallidos fichajes de David Villa y
Santi Cazorla, y terminó por decir que estaba "cansado" y que deseaba irse a su casa.

Es un trofeo más y lo bueno empieza el domingo

Schuster, que compareció ante los medios de comunicación sin ganas, sólo ofreció una respuesta de más de cinco segundos a una pregunta y pidió que se acabase su comparecencia porque no deseaba hablar: "Estoy cansado y quiero irme a casa", dijo.

Antes no opinó la racha goleadora de Gonzalo Higuaín, ni de la rápida integración de Rafael Van der Vaart. También essquivó el tema Robinho, al que no convocó para este encuentro.

"Sigo igual. No tengo que cambiar porque no hay motivos. Quería que jugasen otros jugadores", dijo justificando su pensamiento de que el brasileño se quedará y que en el Trofeo Santiago Bernabéu ni siquiera estuviese en el banquillo.

No tengo que cambiar porque no hay motivos. Quería que jugasen otros jugadores

Mostró su ironía en el análisis del partido: "Lo mejor sin duda fue la primera parte. Conseguimos cinco goles, entraban todos los balones, movimos bien el balón y el rival nos ayudó muchísimo porque creía que el partido empezaba a las once. Es un trofeo más y lo bueno empieza el domingo", cuando comienza la Liga

Preguntado por su reflexión sobre las negativas del jugador de Valencia Villa, y de Cazorla, de Villarreal, a fichar por el Real Madrid dijo que no tenía "ninguna".

La misma respuesta dio cuando fue cuestionado sobre sus preferencias antes del sorteo de Liga de Campeones: "No estoy pensando nada en la Champions porque no es necesario ahora".