El siete veces campeón del mundo de Fórmula 1 Michael Schumacher arriesga demasiado sobre la moto y lleva ya tres caídas en varias rondas de prueba.


Schumacher acabó ayer de nuevo sobre el asfalto cuando probaba una Honda Fireblade CBR 1000 en Lausitzring, circuito del este de Alemania.

La caída fue aparatosa, pero sin consecuencias, y sucede a las que sufrió por partida doble en el primer fin de semana de este mes en el circuito francés de Brasse.

Según el periódico alemán Bild, todo eso ocurre porque Schumacher arriesga demasiado sobre la moto, en contra de la opinión de su ex jefe en Ferrari, Jean Todt.

"Si pudiera, se lo prohibiría", dijo Todt a ese medio germano, mientras que la esposa del piloto, Corina, afirma que Schumi sabe lo que se hace, que le desea que se divierta y que tiene su plena confianza.

El propio piloto sacó hierro a las caídas, que considera "nada fuera de lo normal" cuando se corre sobre dos ruedas y recalcó que no tuvo consecuencias físicas para él.