Los 200.000 árboles en Malí del equipo ciclista Saunier Duval

  • El equipo ha financiado con sus actuaciones la plantación de árboles.
  • De momento se han alcanzado los 200.000; el reto, el millón.
  • El Saunier Duval, un conjunto ciclista solidario.
El ciclista Leonardo Piepoli, durante la siembra del árbol 200.000 en Malí (SAUNIER DUVAL)
El ciclista Leonardo Piepoli, durante la siembra del árbol 200.000 en Malí (SAUNIER DUVAL)
SAUNIER DUVAL

Con la temporada ciclista 2007 concluida, aunque fermentándose la de 2008, varios integrantes del equipo Saunier Duval viajaron hasta Malí para proseguir con el proyecto 100 años por un millón de árboles, una acción que busca frenar la desertificación y en la que colabora la ONG Planète Urgence.

Encabezados por el suizo Mauro Gianetti, mánager general del equipo, y Carlos Doria, presidente de Saunier Duval Clima, a la cita no faltaron los ciclistas Leonardo Piepoli, Rubén Lobato, Arkaitz Durán y Rubens Bertogliati, que disputaron un simbólico criterium en la capital, Bamako, frente a una selección de los mejores corredores del país.

La expedición amarilla pudo comprobar el cuidado con el que los habitantes de la zona han protegido durante todo este tiempo los árboles que desde la primera visita del equipo, en el mes de diciembre del pasado año, se han plantado en la región de Mopti.

Piepoli fue el encargado de realizar la plantación del árbol número 200.000, un gesto que continuará durante los próximos meses hasta alcanzar el millón de árboles. El equipo financió esta acción con cada kilómetro recorrido por sus corredores. Cada kilómetro en escapada valía el doble y una victoria, los quintuplicaba. Varios organismos y personalidades se sumaron posteriormente al proyecto.

La acción de Saunier Duval y su equipo ciclista beneficiará directamente a mil familias, encargadas cada una de mil árboles cuyo cuidado es siempre vigilado por el gobierno local. Todo está pensado al detalle. La zona se delimita primero con arbustos para evitar el ataque de los animales y frenar el avance del desierto; a continuación, con eucaliptos que ofrecerán abundante madera que servirá como leña y, finalmente, con árboles frutales que servirán para alimentar a cientos de personas.

"Sabemos que es sólo una gota de agua -dice Mauro Gianetti-. Pero es nuestra gota de agua. Y es muy importante".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento