Carlos Sastre, ante el Arco del Triunfo de París.
Carlos Sastre, ante el Arco del Triunfo de París (EFE). EFE

Carlos Sastre, el corredor que liderará al CSC en la Vuelta, afirmó que llega en buenas condiciones a la ronda española, pero que no se plantea "ningún objetivo claro" hasta que no se suba a la bicicleta.

En otras ediciones, Sastre se ha propuesto estar en el podio o incluso ganar la general. Ahora cambia. O a menos lo hace antes de salida en Vigo.

"Me planteo disfrutar más de la carrera y verla desde otro punto de vista", aunque afirmó encontrarse "físicamente bien, moralmente fresco y a punto" para comenzar.

"El trazado de esta edición es más difícil de lo que piensa todo el mundo", ya que se habla de que no hay grandes etapas de montaña, y advirtió que la prueba comenzará con "mucho estrés" al carecer de prólogo.

En cuanto a sus intenciones de cara a la carrera, el corredor desveló que "yo no soy un cazador de etapas y cuando piensas en la general tienes que pensar en todas las etapas", aunque señaló los Pirineos como clave de la prueba.

Tras correr las tres grandes vueltas la pasada temporada, el corredor del CSC asegura que "ahora estoy un poquito más entrenado, tengo un poquito más de chispilla" y que afrontará la carrera de una manera diferente a lo que fue el año pasado.

"Siempre pienso en llegar en buenas condiciones y a partir de ahí empezar a observar a la gente en la competición" para ver en acción a quien pueda ser un rival directo.