Otkrytie Arena
El Otkrytie Arena, También conocido como estadio Spartak. MARCO DE COMUNICACIÓN

El Spartak de Moscú fue sancionado con una multa de 250.000 rublos (3.600 euros) por cánticos racistas coreados por sus aficionados durante la Supercopa jugada contra el Lokomotiv el pasado viernes, anunció este jueves la Federación Rusa de Fútbol.

En la primera parte del encuentro (que acabó con la victoria en la prórroga del Spartak), hinchas del actual campeón ruso profirieron gritos racistas contra el portero de origen brasileño Guilherme, internacional por Rusia.

"¿Qué hace un mono en la selección?", fue uno de los cánticos de los aficionados del Spartak, habituados a los incidentes de carácter racista.

"¿Qué puedo decir? No escuché nada durante el partido. No es bonito, pero para mí no cambia nada", dijo el martes Guilherme tras la victoria de su club contra el Arsenal Tula (1-0) en la primera jornada del campeonato.

La comisión de disciplina de la federación también condenó al Dynamo de Moscú a una multa de 3.600 euros por los incidentes provocados por sus aficionados en la primera jornada de la liga.

Los incidentes racistas se repiten con frecuencia en Rusia, pese a que las autoridades tratan de luchar contra este problema para no empañar la imagen del país que dentro de un año albergará el Mundial de fútbol.

Los hooligans rusos, de hecho, ya fueron sancionados durante la Eurocopa de Francia por provocar incidentes y de hecho se mantuvo durante varios días el rumor de que la selección podía ser expulsada del torneo.