Quique Sánchez Flores
Quique Sánchez Flores. ARCHIVO

El entrenador del Atlético de Madrid, Quique Sánchez Flores, ha asegurado que "tenía claro que no era posible" continuar en el banquillo del equipo rojiblanco, del que se despedirá el próximo fin de semana, al tiempo que ha defendido que cualquier decisión que ha tomado respecto a Diego Forlán "solo ha respondido a "criterios estrictamente profesionales".

"Las cosas se han resuelto solas. Tenía la experiencia de cuando no me fui de Valencia al segundo año y este año tenía claro que la continuidad no era posible", explicó Sánchez Flores en declaraciones a la SER.

Siempre he pensado que lo iba recuperar. Es un fracaso de un entrenador

El técnico detalló su relación con Diego Forlán, paulatinamente deteriorada hasta el punto de que "todas las partes han salido peor paradas". "Yo no deseaba esta situación. Necesitábamos la mejor versión de un jugador que ha jugado muchos partidos. Tomo todas las decisiones apartando egos y situaciones que no tengan que ver con rendimiento", explicó.

El madrileño aseguró que ha tenido "mucha paciencia para espera lo mejor de Diego", del que dijo que no ha provocado "ningún desplante", igual que "ningún jugador" de la plantilla rojiblanca. Sánchez Flores asume como un "fracaso" su mala relación con el delantero uruguayo, que apenas ha contado en este final de temporada.

"Siempre he pensado que lo iba recuperar. Es un fracaso de un entrenador. He tenido jugadores muy importantes en mi carrera y no he perdido a ninguno. Convoco siempre a los jugadores que considero más oportuno en cada partido. No es una decisión individualista, cada decisión que he tomado ha sido estrictamente desde el punto de vista profesional", argumentó.

En cualquier caso, el técnico recordó que "los datos no engañan", ya que Forlán ha sido "el cuarto jugador con más minutos esta temporada", un futbolista "muy importante" con el que ha "contado mucho".

Apunta al Sevilla

Respecto a su paso por el club, que concluirá el próximo sábado con su último encuentro ante el Mallorca, Quique tiene "muy claro" que la plantilla se ha revalorizado durante su periplo. "El patrimonio de esta plantilla tiene mucho más valor que cuando llegué y estábamos al borde del precipicio", defendió.

"El Atlético visto desde fuera es más complicado que visto desde dentro, siempre se tiene una mirada enturbiada hacia el club. Siempre está bajo sospecha y es un club más simple que otros en los que he trabajado. Se deberían aprovechar los momentos difíciles para fortalecer la estructura", aconsejó el preparador, quien, de cara al futuro, pidió "constancia y perseverancia" a una entidad en la que ha pasado "momento bonitos y también muy duros".

Respecto a su futuro como entrenador, recordó que "el fútbol va a mucha velocidad" y que "pronto" tendrá que "conectar la mente a otro lado, pero no será fácil". "No sé donde entrenaré la próxima temporada", aclaró Sánchez Flores, que sorprendió diciendo que "tarde o temprano" entrenará al Sevilla. "Hay un respeto mutuo en la distancia y creo que algún dia nos encontraremos", desveló.