Más de 1.500 niños cerraron el año divirtiéndose y corriendo la San Silvestre Mini

  • Desde los 3 años a los 15, la tradicional carrera previa a la San Silvestre volvió a triunfar.
Salida de una de las pruebas de la San Silvestre Mini.
Salida de una de las pruebas de la San Silvestre Mini.
Last Lap
Más de 1.500 niños cierran el año corriendo la San Silvestre Mini

Aquí poco importa la marca, el tiempo o la posición. No se oyen miles de 'bip bip' justo antes de la salida. Solo hay algo de nervios y mucho de sonrisas. La ya tradicional San Silvestre Mini reunió en el corazón de Madrid y en su cuarta edición a más de 1.500 niños que cumplieron el objetivo: disfrutar corriendo. A fe que lo hicieron.

Las carreras se fueron sucediendo a lo largo de la fría mañana vallecana y contaron con dos speakers de categoría: Raúl Gómez y Herminio González. El primero, referente para todos los runners de España gracias a su programa televisivo, no calló un segundo y deleitó a niños y pequeños con su ingenio y espontaneidad, permitiéndose incluso acompañar  a los benjamines en sus primeras zancadas. Dentro de cuatro meses, hará lo propio con su pequeña, que está en camino.De Herminio poco se puede decir, pues es uno de los speakers más conocidos del panorama nacional y ha participado ya en 15 ó 16 San Silvestres, ya sea dando la salida como anunciando la llegada.

La música, que nunca pueda faltar, llegó de la mano de Dj Varok: a sus 11 años el DJ más joven del planeta. Años tiene pocos, pero profesionalidad y buen hacer y le sobran.

Tampoco faltaron a la cita dos atletas de excepción, Fernando Carro y Lucía Rodríguez, dos cracks. El primero, subcampeón de Europa de 3.000 obstáculos, vecino de Canillejas, precisamente en una carrera así comenzó a dar sus primeros pasos: "Apenas podía andar y ya corrí una de 400 metros, o al menos lo intenté. Para mí es un orgullo estar aquí con los niños, porque es la mejor manera de vivir, practicando deporte, conociendo gente y divirtiéndote". Fernando casi disfrutó más que los jóvenes atletas, a los que acompañó en varias de carreras. Le vino bien para el entrenamiento de más tarde, aperitivo para el lunes, donde confía en poder rebajar su mejor marca en la cita vallecana.

"A mí correr me ha hecho madurar, física y mentalmente, me hace feliz y yo recomiendo a todos los padres que inicien a sus hijos en el atletismo, para que corran y se diviertan a la vez", confesaba Lucía Rodríguez, campeona de España de 1.500 metros y feliz como pocos entre tanto niño. Lucía tampoco se quiso quedar parada y se lució en algunas carreras.

Eran las diez de la mañana cuando se dio la salida a la primera carrera, para chicas y chicos de 15 años, que volaron sobre los 1.200 metros del recorrido. A partir de ese momento, la distancia se fue reduciendo pero la participación multiplicando, y en categorías como las de 8, 7 o 6 años corrieron casi un centenar de niños. No obstante, para impacientes los más pequeños: los de 4 años no esperaron ni la cuenta atrás y arrasaron con todo a su paso, presentadores incluidos.

La prueba cumplió todos sus objetivos, incluido el benéfico, pues logró recaudar más de 30.000 euros en su lucha contra el cáncer infantil, una preciosa causa a la que contribuyeron todos los allí presentes y que puso la guinda a la diversión matutina, que llegó con las zapatillas puestas.

Entrega por parte de la organización de un cheque para la lucha contra el cáncer infantil.
Entrega por parte de la organización de un cheque para la lucha contra el cáncer infantil.
Mostrar comentarios

Códigos Descuento