Puñetazo
Momento en el que un jugador del equipo francés de rugby Saint-Esteve propina un puñetazo al árbitro de su encuentro contra el Toulouse. YOUTUBE

Pese a que el deporte del rugby cuenta con buena fama por la deportividad que suele reinar en sus encuentros, de vez en cuando se ven imágenes estremecedoras, como la que aconteció esta semana en un partido de la Copa de Francia en categoría junior, entre el Saint-Esteve y el Toulouse.

A los 25 minutos de partido, un jugador del Saint-Esteve, cuyo nombre no ha trascendido, se encaró con el árbitro Benjamin Casty, que había pitado falta sobre el jugador por haber hecho un gesto obsceno a la grada, y le propinó un puñetazo con la derecha que dejó al colegiado inconsciente en el césped. Inmediatamente, los jugadores del Toulouse se abalanzaron sobre él y empezó una pelea entre jugadores de ambos equipos, hasta que pudieron ser separados. El partido fue suspendido.

El presidente del Saint-Esteve, Christian Cozza, explicó que este jugador ya había sido sancionado a principio de temporada. Cozza ha dimitido de su cargo tras el incidente. Por su parte, el presidente de la Federación Francesa, Marc Palanques, ha anunciado que el jugador será sancionado (el miércoles se reúne la Comisión Disciplinaria) y podría ser suspendido de por vida.

Mientras, Benjamin Casty tuvo que ser hospitalizado con heridas en el pómulo y en la mandíbula, aunque por fortuna no sufre fractura de ningún hueso.