Míchel Salgado reconoció que la plantilla está centrada y convencida en la lucha por el título liguero e ignora los rumores sobre el futuro, y afirmó que les dan "igual las listas negras".

El nombre del capitán, Raúl González, es el último en sumarse a una lista negra para la próxima temporada, y aunque Salgado señaló que la ignora, reconoció que no son inventos de la prensa y siempre proceden de filtraciones interesadas de alguna persona del club.

En junio veremos quien se va y quien se queda, pero ahora mismo no tenemos que pensar en nuestros contratos

"Desde hace mucho se habla de listas negras, a los jugadores nos da igual. Estoy centrado en los diez partidos de Liga que quedan, tenemos opciones de ganar un título y eso es a lo que nos tenemos que agarrar. En junio tendremos que arreglar nuestro futuro y veremos quien se va y quien se queda, pero ahora mismo no tenemos que pensar en nuestros contratos", aseguró.

"En enero ya había una lista negra porque habíamos perdido dos partidos. Me da igual de donde salgan si del club o de los periodistas, lo que está claro es que no es sólo culpa de alguno, se juntan varias cosas", agregó el lateral derecho.

Analiza los fallos del Madrid 

En cuanto a lo deportivo, el gallego destacó el cambio del Real Madrid desde la visita al Camp Nou: "Después del partido de Barcelona vimos que teníamos mucho más de lo que estábamos demostrando. Hemos conseguido ganar dos partidos y romper la mala racha en casa, y aunque es verdad que nos falta juego y regularidad, tendremos posibilidades hasta el final", agregó.

Salgado analizó lo que según su criterio son los problemas del Real Madrid en cuanto a juego, principalmente en el estadio Santiago Bernabéu.

"Es complicado de explicar pero nos cuesta tener el control de balón, mandar en el partido. Estamos más cómodos con espacios por delante y saliendo a la contra. No somos capaces de crear las ocasiones necesarias en el Bernabéu, ser sólidos. Fuera estamos más sueltos y jugamos más a la contra. El Real Madrid siempre debe tener la posesión de balón y hacer daño por la calidad que tiene", aseveró Míchel.