El sudafricano Giniel de Villiers (Volkswagen) arrebató el viernes el liderato de la general de coches del Dakar a su compañero de equipo, el español Carlos Sainz, al término de la séptima etapa, disputada entre las localidades mauritanas de Zuerat y Atar.

De Villiers se impuso en el tramo cronometrado, por delante del francés Stéphane Peterhansel (Mitsubishi) y de Sainz, que perdió 4:50 en la meta.

La ventaja en la general de Sainz era hasta el momento de 3:11, por lo que el sudafricano, compañero de equipo del madrileño, es el nuevo líder.

Sainz: "Creo que Villiers ha tenido suerte"

"Hemos tenido que parar tres veces y eso nos ha hecho perder unos 15 minutos. Pese a todo sólo he perdido cinco en la meta. Creo que De Villiers ha tenido suerte, porque se había perdido y nos ha visto a nosotros", dijo Sainz.

"Pero de lo que estoy más contento es de que estoy bien en la general pese a que nos ha tocado abrir ruta un montón de días. Creo que el balance es mejor que el del año pasado", indicó.

"Estamos más cerca de la cabeza, hemos estado liderando el rally varios días y eso abriendo muchos días. El balance es muy bueno. Hoy han pasado muchas cosas pero pasarán más, queda mucho rally", dijo.

La etapa fue reducida en su tramo final a causa de una tormenta de arena que impedía el vuelo de los helicópteros.

En motos, Coma mantiene el liderato a pesar de que Despres ganó la prueba.