Sabina Asenjo
Sabina Asenjo, en plena competición. FACEBOOK SABINA ASENJO FANCLUB

"Alivio más que alegría". Eso sintió Sabina Asenjo cuando su lanzamiento de disco voló hasta los 60,74 metros para establecer un nuevo récord de España. Destrozaba así la marca de Ángeles Barreiro, que perduraba en el tiempo nada menos que 21 años.

Días después, y desde la tranquilidad que caracteriza a la atleta berciana —"o al menos así me ven los demás", cuenta—, Asenjo se siente muy contenta por lo conseguido, pero la sensación que predomina es la de haberse quitado peso de encima. "Después de tantos años, salió. De tantos años de trabajo, de esfuerzo, sacrificio, de malos momentos... Todo eso ahora se queda atrás".

Se refiere Sabina a un tiempo pasado en el que llegó a replantearse su continuidad en este deporte. "Cuando pasas momentos difíciles o un par de años en los que no mejoras, no avanzas o tienes problemas, dices 'no me compensa'. Lógicamente, son cosas que no haces. Luego lo piensas bien y sabes que tienes que seguir, por todos esos años que llevas detrás. Yo creo que nos pasa a todos". Es esa inquietud innata del deportista porque los éxitos lleguen pronto. "Por desgracia, pocas veces es así. Hay que ir despacio. En mi caso, empecé joven, pero los resultados positivos están llegando ya de mayor. Tengo 28 años y llevo en el alto nivel desde los 26. El trabajo de todos estos años da sus frutos ahora".

Cuando pasas momentos difíciles, dices 'esto no me compensa'. Lógicamente, son cosas que no haces

Al final, se trata de confianza. "Es lo que ha conseguido esta marca. Tener más confianza en una misma, ahora voy con más alegría a entrenar", ríe la lanzadora, que confiesa que en esos primeros momentos tras haber conseguido el récord de España pensó en muchas personas. "En mi primer entrenador, Nacho Morán, con el que viví los momentos más duros y me enseñó a querer este deporte; a mis familia, amigos y novio; y también a Carlos Burón, mi actual entrenador, porque me enseñó que el atletismo es otra cosa y qué es lo que hay que hacer para ser una atleta de alto nivel".

¿Y qué es el atletismo y ser atleta de alto nivel, entonces? "Es un trabajo de 24 horas. Tienes que ser muy cuadriculado, disciplinado, algo que yo no soy, porque soy un desastre, una cabra loca", admite Asenjo. "Carlos me ha enseñado a entrenar al 100%, a marcarme objetivos y a competir a alto nivel".

Para Sabina, "lo más importante es entrenar", pero, esto del lanzamiento de disco, ¿cómo se entrena? "La gente no se da cuenta de lo difícil que es el atletismo. En España tenemos la sensación de que es un deporte minoritario, pero para nada. Lo practican en todo el mundo". Por ello, hay máxima competitividad, por lo que los entrenamientos para llegar a nivel exigido "son muy duros". "Tienes que hacer de todo: saltar, correr, hacer fuerza, coordinación, trabajo de técnica..." Para este deporte, ¿más fuerza o técnica? "Tiene que ser un equilibrio de las dos. Por mucho que seas muy fuerte, si eso no lo sabes utilizar, no te sirve para nada", cree la berciana. También hay que sacrificar muchas cosas. "A mí me encanta la playa, pero solo la puedo pisar un par de semanas al año. A lo que más renunciamos es a la libertad, por decirlo en pocas palabras".

"Somos mujeres grandes y fuertes, pero también femeninas"

Sabina, que tiró hacia el atletismo "por pura casualidad", reconoce que nunca le gustaron los juegos de equipo. Yo hacía baloncesto, porque era alta, pero nunca fui una crack. No me gustan los deportes de equipo, depender de otras personas, prefiero ser dueña de lo que hago yo. Así que cuando mi primo, que fue maratoniano en Barcelona '92, creó una escuela de atletismo, mis padres me obligaron a ir a pesar de mis súplicas para no hacerlo porque pensaban que se reirían todos de mí. Con 13 años y mi 1,78 pensaba que yo no serviría para esto del atletismo, porque mi idea de ello era que solo consistía en correr. Sin embargo, me lo pasé tan bien que ya nunca dejé de ir a la escuela".

Hay otra forma de ser femenina siendo totalmente distinta

La española, que se define "un poco desastre y muy despistada", reivindica la figura de la mujer deportista ante ciertos tópicos de la sociedad. "Creo que las mujeres tenemos una imagen en la actualidad que podemos ayudar mucho a la imagen que tiene la sociedad establecida de la mujer. Hay otra forma de vivir y de ser femenina siendo totalmente distinta. Somos mujeres grandes y fuertes, pero también femeninas. '¿Por qué una mujer alta y fuerte no se va a sentir guapa?'. Mucha gente tiene la idea de que las lanzadoras de ahora son como las alemanas del este en su día, que parecían hombres. Lo que no puede ser es que haya chavalas jóvenes que, porque una revista diga tal o cual, se pueda estropear la vida y eso no puede ser".

Ahora, el objetivo son alcanzar esos 26 centímetros que le restan para llegar a la mínima —61 metros— que le dé el billete para los Mundiales de Pekín y los Juegos de Río. "Es muy difícil, pero creo que sí puedo conseguirlo. No puedo decir que no vaya a estar en esas competiciones, ojalá, lo voy a intentar con todas mis fuerzas".

BIO Sabina Asenjo (Ponferrada, León, 3/8/1986), es una atleta especializada en el lanzamiento de disco. Acaba de batir el récord de España de esa especialidad. El pasado fin de semana, la berciana realizó un buen papel en el Campeonato de Europa de Selecciones disputado en la localidad rusa de Cheboksary. Su objetivo es lograr la mínima para los Mundiales y los Juegos de Río.