RUTH BEITIA
Ruth Beitia compite en la prueba de salto con pértiga femenino durante la reunión de la Liga de Diamante de atletismo de Zúrich. Jean-Christophe Bott / EFE

La atleta española Ruth Beitia, campeona olímpica de salto de altura, consiguió por segundo año consecutivo el diamante que le acredita como ganadora de la prueba en la Diamond League al imponerse en la reunión de Zúrich, penúltima del circuito, con 1,96 metros.

El diamante ya lo tenía seguro desde una hora antes, porque la santalucense Levern Spencer, su única rival con posibilidades de ganar la general, fue eliminada en 1,93 -octava-, y sólo le valía la victoria, unida a un puesto fuera de los cinco primeros de la española.

Con 41 puntos y 16 de ventaja sobre Spencer al llegar a Zúrich, a Beitia le bastaba con terminar entre las cinco mejores, o que no ganara Spencer, para asegurarse una nueva piedra preciosa, que sólo ella ha conseguido -ahora dos veces- a lo largo de la historia del atletismo español.

Beitia empezó en 1,86 y continuó con 1,90, 1,93 y 1,96, altura, esta última, que sólo ella fue capaz de superar. Ya sola en competición, atacó sin éxito los 2,02 metros, su récord de España.

La sueca Sofie Skoog y la estadounidense Inika McPherson, ambas con 1,93, subieron al podio con la campeona olímpica.

Con victorias en Oslo, Estocolmo, Londres, París y Zúrich este año -junto al sexto puesto en Eugene- Ruth Beitia ha logrado una abrumadora victoria en la Diamond League, que concluirá el 9 de septiembre próximo en Bruselas.

La victoria en la Weltklasse de Zúrich, en el circuito más selecto de reuniones de un día, ha rematado la temporada más brillante de la historia para un atleta español, hombre o mujer.

En el ámbito español, los éxitos de la atleta cántabra en conjunto sólo admiten parangón ahora con los de Fermín Cacho, campeón olímpico de 1.500 en Barcelona'92 y declarado por la IAAF mejor atleta español de todos los tiempos, pero el soriano nunca llegó a cuajar una temporada tan impresionante como la que cierra ahora la saltadora.