Ruth Beitia
La española Ruth Beitia es vista después de la prueba de clasificación de salto en altura de los Juegos Olímpicos Río. EFE

La saltadora de altura Ruth Beitia se estrenó este jueves en competición y logró clasificarse para la final gracias a una marca de 1,94, lo que le permitirá pelear por las medallas.

La atleta cántabra, que considera "un regalo de la vida" poder disputar por cuarta vez unos Juegos Olímpicos, renunció a 1,80 para debutar en 1,85. Luego superó limpiamente la vara en 1,89 y 1,92.

Con esa trayectoria, todo saltado a la primera, ya estaba virtualmente en la final, pero dada la cantidad de atletas que seguían en liza, Beitia aún tuvo que atacar los 1,94, la marca de acceso directo. Terminó con un concurso inmaculado, sin un solo fallo.

La final femenina de altura se disputará el sábado, penúltimo día de los Juegos, a la 1.30 horas.

"Más no le puedo pedir a la vida"

Tras la competición, Beitia, triple campeona de Europa,ha asegurado que se encuentra disfrutando, a sus 37 años, de "la última oportunidad" de cumplir su sueño de la medalla olímpica: "Más no le puedo pedir a la vida", afirma.

"Feliz, ya estoy en la final. Ahora a seguir soñando despierta y seguir trabajando porque llaga la última oportunidad. El sábado, a dar lo máximo. Me he visto fenomenal, la pista increíble, rápida, como a mí me gusta. Los entrenamientos han sido muy buenos aquí, muy buenas técnicas, y tengo ganas de que llegue la final. Hoy la calificación ha sido fantástica", declaró.

Destaca que el nivel de la final va a ser olímpicoLa plusmarquista español apunta que el nivel de la final "va a estar olímpico" porque -explica- "que en una calificación, con la marca que se exige (1,94), pasen quince es una pasada. Se veía a todas muy motivadas, son unos Juegos Olímpicos y esto ocurre sólo cada cuatro años".

Las condiciones meteorológicas de Río le recuerdan a su tierra, Cantabria. "Yo vivo en Santander. Quizá no hace tanto calor aquí, pero la humedad es la misma. Me siento como en casa, qué más puedo pedir".

Sobre sus rivales apuntó que "están bien y en la final puede pasar cualquier cosa, hay que respetar a todas" y auguró que para ganar medalla "habrá que saltar dos metros o más".  "Todas hemos llegado al cien por cien", aseguró. "Después del Europeo de Amsterdam tengo todavía esas ganas de celebración contenida, pero por lo pronto voy a echarme una siesta bastante grande porque ayer me despertó un viento fortísimo en la Villa Olímpica y hoy me he levantado a las 5.45".