La selección española de rugby sucumbió al poderío de Alemania, y necesita ahora remontar el 18-6 adverso si quiere entrar en la Copa del Mundo 2007.

El conjunto que dirige Ged Glynn no pudo soportar la presión de los germanos, más firmes en el juego a balón parado, y ante los que España no perdía desde 1985.

Roqué y Kovalenco endosaron dos golpes de castigo al conjunto teutón, y establecieron así los seis únicos puntos del marcador español.  

La vuelta de la eliminatoria se disputará el sábado 27 de mayo en el campo Central de la Ciudad Universitaria de Madrid a las 16:30.

NOTICIA RELACIONADA