Ricky Rubio
Ricky Rubio lanza a canasta ante Grant, con Álex Abrines de fondo. EFE

Ricky Rubio  tuvo que esperar siete años como profesional de la NBA para lograr la primera victoria en los playoffs, pero lo hizo por la puerta grande después de ser clave en el triunfo que logró su equipo, los Jazz, que se impuso a domicilio 95-102, a los Thunder.

La victoria se dio en el segundo partido de la eliminatoria de la primera ronda de la Conferencia Oeste que ambos equipos disputan al mejor de siete y que ahora está empatada a 1-1.

Rubio, que jugó 35 minutos, fue decisivo en el ataque de los Jazz al aportar 22 puntos y le ganó el duelo encestador al base estrella de los Thunder, Russell Westbrook, que acabó con 19 tantos.

El jugador de El Masnou no tuvo su mejor toque de muñeca al anotar seis de 16 tiros de campo, pero cinco fueron triples de los ocho intentos que hizo, mientras que desde la línea de personal acertó 5 de 6.

Rubio también tuvo protagonismo dentro de la zona con siete rebotes defensivos, y fue sin discusión el líder que dirigió el ataque de los Jazz al repartir nueve asistencias. Mientras, Westbrook estuvo de nuevo a las puertas de un triple doble al repartir 13 asistencias y capturar nueve rebotes.

"El equipo jugó convencido que podíamos conseguir la victoria como sucedió en el primer partido y esta vez hicimos mejor las cosas para conseguirla", declaró Rubio. "Es importante no sólo tener ahora la ventaja de campo sino la moral que da a todo el equipo en haber superado a un rival como los Thunder".

De nuevo, la agresividad de Rubio a la hora de mover el balón y la presión que puso en las acciones ofensivas de los Jazz fue la clave del triunfo, pero sobre todo las canastas que logró desde fuera del perímetro con las que su equipo rompió la defensa de los Thunder.

Abrines y Calderón, más discretos

Su compatriota, el escolta Álex Abrines, que salió 15 minutos como reserva de los Thunder, esta vez le tocó ser la cruz de la moneda al ver como su equipo caía derrotado sin que pudiese darle ningún tipo de ayuda.

Abrines falló los dos tiros que hizo a canasta, incluido un triple y cometió tres faltas personales, sin que tuviese ya más actividad estadística.

Quien si disfrutó también del triunfo y que le permitió empatar a 1-1 la serie fue José Manuel Calderón que jugó 13 minutos como reserva de los Cavaliers en el segundo partido de la eliminatoria de la primera ronda de playoffs de la Conferencia Este que ganaron por 100-97 ante los Pacers.