Rubi
Rubi, en el torno de hierro verdiblanco Real Betis

Después de una semana de negociaciones, Joan Francesc Ferrer ‘Rubi’ ya es el nuevo entrenador del Real Betis hasta 2022. El catalán depositó este jueves su cláusula de rescisión de 900.000 euros para liberar su contrato y despedirse del Espanyol, al que llegó el verano pasado con el objetivo, conseguido, de devolver a los pericos a Europa.

Pese a la insistencia del club para retener a su técnico, el que fuera jefe de filas del Huesca en el histórico ascenso a Primera ha sido seducido por el Betis tras romper los verdiblancos su vínculo con Quique Setién.

El paso de Rubi por el conjunto perico será siempre recordado. Hacía 12 años que los catalanes no jugaban competición europea y, tras una temporada de altibajos, las franjas blanquiazules volverán a viajar por el continente.

Al frente del equipo ha dirigido 44 partidos entre Liga y Copa, con un balance de 16 victorias, 13 empates y 15 derrotas. Un equilibrio que ha llevado la alegría al RCDE Stadium, el feudo perico que ahora debe despedirse de su entrenador pese al apoyo continuo mostrado desde la grada. Como sustituto, el club perico ha apostado por la cantera, y será David Gallego, el técnico del B, el que afronte una temporada muy exigente pero  a la vez de lo más ilusionante.

El Real Betis ha tenido durante dos años en Quique Setién a lo mejor y lo peor. El entrenador cántabro llenó de noches de gloria el Villamarín, haciendo crecer un idilio con la grada que ha coreado su nombre casi las mismas ocasiones en las que ha pedido su dimisión. Llegó con un proyecto marcado por el fútbol de ataque y posesión y fue fiel a él hasta las últimas consecuencias. Pese a las grandes hazañas logradas, como aquel 3-5 al Sevilla en el Pizjuán que ningún bético olvidará, el crédito se le agotó tras un malísimo final de temporada

El Betis ha encontrado en Rubi al relevo perfecto. Un entrenador de corte similar que tendrá ante sí el mismo reto que en Barcelona: jugar en Europa.