Ruben Semedo, jugador portugués del Villarreal CF que fue detenido este martes por la mañana acusado de un delito de lesiones y detención ilegal, fue sacado de su domicilio por la tarde en un furgón de la Guardia Civil.

Durante la mañana efectivos de este cuerpo permanecieron varias horas en el interior de la casa, un chalet ubicado en la urbanización de Torre en Conill, que pertenece al municipio valenciano de Bétera, de donde también sacaron varias cajas y bolsas con diferentes pertenencias.

Después de la retirada de las cajas, el detenido salió en el interior del furgón.

Tras la detención como consecuencia de unos hechos que se produjeron, según confirmaron a EFE fuentes de la investigación, el pasado día 11, el futbolista, de 23 años, fue trasladado en el furgón a dependencias de la Guardia Civil.

Semedo participó junto con otras dos personas en la retención de un hombre al que le quitaron las llaves de su piso para entrar en la vivienda y apropiarse de dinero y objetos que pudieran comprometer al jugador, indicó el periódico Las Provincias.

Tras aquella denuncia, se inició la investigación que ha dado paso a la detención de hoy, sobre la que el Villarreal CF no se ha pronunciado, al limitarse a constatar que el jugador no ha acudido este martes al entrenamiento del equipo.

Semedo se encuentra lesionado, por lo que ha trabajado en el gimnasio y no con el grupo en las últimas semanas, pero a partir de este lunes había empezado a entrenar sobre el césped y se esperaba que pudiera volver a jugar antes de un mes.