Valentino Rossi
El piloto italiano de Yamaha Valentino Rossi, emocionado tras conseguir su noveno título mundial de motociclismo. ARCHIVO

Con cuarenta minutos de retraso comenzó la penúltima carrera del Mundial de MotoGP por una tormenta tropical. Los aficionados de Jorge Lorenzo estaban esperanzados porque la lluvia daba más posibilidades al mallorquín de mantener abierto el título mundial hasta el GP de Valencia. Pero un inesperado problema en su Yamaha le quitó una gran baza, ya que tendría que salir del 'pit lane'.

Empezó la carrera y todo fue una locura, porque Lorenzo salió como una bala y enseguida se colocó octavo, por delante de Valentino Rossi. Comenzaba la lucha de una intensa carrera en la que los dos pilotos de Yamaha pugnaban por un podio que parecían tener asegurado tanto Casey Stoner como Dani Pedrosa.

A Rossi le valía con ser cuarto, pero 'il dottore' no quería proclamarse campeón sin subir al podio, y luchó durante toda la carrera hasta que adelantó a Lorenzo. Poco después cayó Andrea Dovizioso, lo que aumentó la prudencia del ya campeón del mundo de 2009.

Tenía el tercer puesto ya casi asegurado, y así concluyó en el podio, tras el ganador en Sepang, Casey Stoner y el subcampeón, Dani Pedrosa.

"Ha sido una temporada muy difícil, incluso hoy, pero estoy muy contento de poder festejar el campeonato desde el podio", apuntaba el campeón tras la carrera, que también aprovechó para elogiar el campeonato de Lorenzo.

Este es el noveno título de campeón del mundo de Rossi, siete conseguidos en la máxima cilindrada, uno en 125 c.c. y otro en 250 c.c.