Sandro Rosell
El expresidente del Barcelona Sandro Rosell, a su llegada a la Audiencia Nacional. EFE

Sandro Rosell, el expresidente del Barcelona que fue detenido y mandado a prisión por un presunto blanqueo de 15 millones de euros de derechos de la selección brasileña, asegura que "si no hubiera sido presidente" del club culé "no estaría en la cárcel".

En una entrevista a El Mundo desde prisión, el exmandatario se muestra indignado por su situación de prisión preventiva debido a que había riesgo de fuga. "Es inexplicable e inaudito. Llevo 14 meses en prisión preventiva y a la espera de juicio. No sólo no voy a huir, sino que mi intención es afrontar este procedimiento para poder demostrar definitivamente mi inocencia. ¡Por supuesto que no voy a huir!".

Aunque no se considera "un preso político", cree que la política y la situación en Cataluña "ha tenido y tiene un peso importante en mi caso".

Además, defiende la legalidad del proceso de trasplante de hígado de Abidal."Es imposible poner de acuerdo al Barça, al donante y al hospital para traficar con órganos".