Sandro Rosell, ex vicepresidente del Barça y posible rival de Joan Laporta por la presidencia del club, aseguró hoy en tono irónico que su médico le ha prohibido hablar de la actualidad del club azulgrana, para no ser tachado de oportunista.

"Tal y como está el club y pensando en el futuro, mi médico me ha dicho que es mejor estar callado", dijo.

Rosell, que dimitió de la junta en junio de 2005 por sus desavenencias con Laporta, recordó que dejó el club junto a otros directivos contentos por lo que habían hecho, "pero insatisfechos por no haber cerrado un círculo", en referencia al círculo virtuoso que predica el club desde la llegada de Laporta a la presidencia.

Ronaldinho es parte del patrimonio del Barça

A pesar la recomendación médica, Rosell no pudo evitar alguna referencia a la actualidad culé. "Todo lo que es disminución de patrimonio del Barça preocupa y
Ronaldinho es parte de este patrimonio", señaló Rosell, quien también se refirió brevemente a Pep Guardiola, posible sustituto de Frank Rijkaard en el banquillo del Barcelona. "Sólo puedo decir que es un gran amigo y que no sé si le ayudaría que hablara de él".