El delantero Ronaldo, en una entrevista a la televisión brasileña, teme que la lesión sufrida hace unas semanas ante el Livorno le deje secuelas que le impidan llevar una vida normal.

"Aún cuando yo piense que en el futuro no volveré a jugar, tengo que hacer mi mejor recuperación para que pueda caminar con mi hijo, andar en bicicleta con él, correr con él, sin tener dolor, sin tener ninguna secuela", afirmó.

Si al final siento dolores, quizás sea la hora de decir adiós al fútbol

El brasileño sabe que tiene un largo proceso de recuperación por delante, y no debe desesperar en el empeño si quiere verse de nuevo sobre un terreno de juego: "Tengo que estar preparado. Tengo que saber que no será fácil, que será una recuperación muy dura, muy difícil, que puede ocurrir algún problema, y que, desafortunadamente, yo ya no pueda jugar".

"Y si al final siento dolores, aun cuando esté recuperado y pueda llevar una vida normal, quizás sea realmente la hora de decir adiós al fútbol. Sé que será una decisión muy difícil, si desafortunadamente no pueda jugar más. Pero voy a dejar para pensarlo al final de la recuperación", sentenció el crack del Milan.

Doloroso recuerdo

Respecto al momento en la que se produjo la lesión, el internacional brasileño lo recuerda así: "El dolor no llegó a ser muy fuerte, fue muy rápido. Lo que sí sentí fue una sensación de desesperación, de tristeza. Hay un montón de preguntas que saltan y para las cuales no hay respuestas. En ese momento, uno piensa: '¿Qué hice yo para merecer eso?'".