Último partido de Ronaldo con Brasil
Ronaldo Nazario posa con la bandera brasileña en el homenaje que la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) le brindó durante su despedida oficial. REUTERS

“¿Estoy gordo?”, preguntó Isco Alarcón a sus seguidores en Instagram. El jugador del Real Madrid, cuyo perímetro abdominal siempre ha sido objeto de comentarios, acompañó la encuesta con una fotografía en la que se podía apreciar su torso y su cintura.

Todo ello unas horas después de que las redes sociales volvieran a ironizar con el tema y tras una semana en la que su entrenador, Santiago Solari, le dejara en la grada en el partido de Champions League contra la Roma.

Una pregunta parecida, también retórica como desmostraba la imagen que la acompañaba, la formuló también hace tres años Adil Rami. El defensa francés, entonces en el Sevilla FC, replicó a un seguidor de su equipo que le acusaba de estar pasado de peso: "¿Soy gordo? Jaja. Enséñale la foto a tu mujer y pregúntale a ella si soy gordo”.


El ‘striptease’ de Ronaldinho

Antes de que las redes sociales permitieran a unos acusar y a otros defenderse, Ronaldinho echó mano de los medios de comunicación tradicionales para desmentir algunas informaciones periodísticas que aseguraban que se había abandonado en el aspecto físico. “Ronaldinho pierde la silueta”, tituló el diario ‘As’ en su portada el 23 de febrero de 2007, con dos fotos del brasileño sin camiseta, el antes y el después. El tema también fue puesto sobre la mesa por ‘El Periódico’.

Dos días más tarde, tras un 3-0 al Athletic, el brasileño del Barça intercambió su camiseta con un rival y abandonó el campo con el torso al aire. Al día siguiente su foto volvió a ser portada de ‘As’, con el titular “Dedicado a la afición” y un comentario de su director, Alfredo Relaño: “Hace sólo tres días de nuestra portada y la verdad es que el aspecto es otro. Se ha cuidado, sin duda. Se ha puesto las pilas. ¿Tanto se puede adelgazar en tres días? Los boxeadores saben bastante de eso. Pero sin lugar a dudas el aspecto es otro”.

Kilos con talento

Ferenc Puskas llegó al Real Madrid con barriga, pero en las últimas décadas los axiomas han cambiado y los futbolistas de élite pasados de peso son una excepción que enseguida se detecta, pues suele ser sinónimo de poca profesionalidad y bajo rendimiento.

Hay excepciones, y de nuevo hay que hablar de brasileños. El menos conocido es Aílton, un prodigio de habilidad como demostró en el Werder Bremen, con el que fue campeón de la Bundesliga en 2004. El más célebre, su paisano Ronaldo, al que por compartir nombre con otra celebridad futbolística como Cristiano Ronaldo se le ha acabado conociendo popularmente como Ronaldo “el gordo”.

En 2002, Ronaldo Nazario consiguió volver a la cima del fútbol pese a sus problemas de rodilla. Lideró la victoria de su selección en el Mundial 2002 y fichó ese verano por el Real Madrid, donde se empezó a ganar ese apodo. No obstante, fue la estrella de aquel equipo campeón de Liga y dejó actuaciones para el recuerdo mientras vistió de blanco. Entonces no existía Instagram.