Iniesta y Ronaldinho
Iniesta y Ronaldinho, en el último cambio de Rijkaard en Champions. (EFE) EFE

La situación en el Barcelona parece coplicarse aún más, ahora gracias a Ronaldinho.

Ronaldinho, el gran astro brasileño y uno de los ´cuatro fantásticos´ del Barça de Rijkaard, atraviesa su peor momento desde que llegara a la entidad azulgrana.

El técnico holandés le ha sustituido en los últimos tres encuentros y alarma, por encima de todo, su bajo estado de forma. Hasta el rostro del brasileño ha cambiado en el terreno de juego, con sus compañeros y en los entrenamientos, tornando su peculiar sonrisa por un semblante serio y apagado.

El buen resultado dado por Giovani y Bojan, jóvenes canteranos del Barça y futuras perlas, complican aún más el trabajo de Rijkaard, lo que le obliga a tener que tomar decisiones que hace tres años se apreciaban como imposibles. Pero ahora también pitan a Ronaldinho. Y es que el Camp Nou dictó sentencia ante el Lyon.

Tres sustituciones, tres partidos

Los últimos tres partidos Ronaldinho los ha terminado en el banquillo. Ante Athletic, Osasuna y el Olympique de Lyon, el brasileño vio el final del choque junto a los suplentes y el cuerpo técnico. Quizás, esta semana ante el Betis, no salga de inicio.

Fue sustituido por Iniesta y ya es la tercera vez que acaba un partido en el banquillo

El más representativo quizás, fue el último partido ante el Lyon, ya que su equipo estaba jugando bien y tenía una ventaja favorable de dos goles, cuando dejó el campo.

El brasileño le demostró en la Champions League su desaprobación hacia el técnico, después de ser sustituido por Iniesta. Fuentes cercanas al cuerpo técnico aseguran que el técnico holandés medita la posibilidad de sentarle de inicio ante el Sevilla, pero no termina de atreverse por si el equipo notara la ausencia del que, hasta ahora, ha sido el referente del barcelonismo.

La lesión de Eto´o podría haber sido un mal menor de cara a la confección de un equipo plagado de galácticos, sin tener que renunciar a ninguno de ellos en el once titular. Pero las rotaciones que empezó a hacer Rijkaard desde que comenzó la Liga, empezando por Deco y seguido por Messi y Xavi, han terminado por decantar que sea el brasileño el primer candidato a ocupar un puesto en el banquillo, debido a su actitud y a la presión que ejercen los canteranos, para hacerse con un hueco en el equipo.