pixel
.

Ronaldinho Gaúcho inauguró ayer en Porto Alegre, donde nació hace 26 años, en un área de 11,7 hectáreas y en el sur de la ciudad, el instituto que atenderá a 3.500 jóvenes carentes, un viejo sueño del futbolista brasileño que hoy es una realidad.

El instituto Ronaldinho Gaúcho comenzará a funcionar en marzo, probablemente el 21, día en el que el astro cumplirá 27 años.

Vestido con una camiseta negra y un pantalón gris oscuro, con su eterna sonrisa, marcada por la emoción, quien ya fue el mejor futbolista del mundo no pudo contener las lágrimas cuando varios niños le rodearon, le abrazaron e hicieron interminables filas para hacerse una fotografía a su lado.

"Es el día más emocionante de mi vida porque he visto que mis sueños de ayudar a los demás van a acontecer", dijo llorando el azulgrana.

Chicos de Colombia, Venezuela, Peru, Bolivia, Ecuador y Brasil acompañaron al ídolo durante tres horas, tiempo en el que jugaron al fútbol, le pidieron autógrafos y le hicieron cientos de fotografías.

Un gran proyecto

Las instalaciones de la entidad ofrecerán actividades deportivas, salones donde se impartirán clases de informática, idiomas, teatro, música y hasta para ofrecer asistencia en disciplinas escolares en las que los niños tengan dificultades.

La creación del Instituto llevó más de un año de trabajo, coordinado por la madre de Ronaldinho, doña Miguelina, y sus hermanos, Roberto Assis y Deisi Assis, quienes administrarán el centro, para cuya construcción aportaron generosos recursos el mismo club Barcelona, Nike, Pepsi y Adams.

El apoyo técnico al instituto será dado, en su mayor parte, por Naciones Unidas y por el Programa Red Internacional de Centros Solidarios (Xics), del Barcelona.

La fabricante de dulces Adams trabaja en Latinoamérica desde febrero con un chicle de nuevo sabor promocionado por Ronaldinho y destinó parte de la renta de ese producto al nuevo centro de apoyo social.

En el acto de apertura, la empresa formalizó la donación de 85.000 reales (casi 40.000 dólares) y realizó el partido entre Ronaldinho y cincuenta niños latinoamericanos que ganaron una promoción durante el Mundial de la FIFA.