El ciclista del Caisse d'Epargne José Joaquín Rojas se recupera de las heridas producidas por un atropello cuando se dirigía a entrenarse en la localidad murciana de Alcantarilla.

El corredor cruzaba un paso de peatones cuando, según testigos, un coche le arrolló produciéndole heridas que obligaron a su traslado a un próximo centro hospitalario.

El casco acabó partido en dos. Si no lo llega a llevar, estaríamos hablando de una tragedia

 

El doctor Emilio Esparza, quien atendió a Rojas, informó de que "el corredor sufre un traumatismo craneoencefálico y una fuerte contusión costal", aunque estas heridas no obligaron a su ingreso y Rojas pudo ser trasladado a su domicilio para proseguir su recuperación.

Esparza también precisó que próximamente se le realizarán otras pruebas "para descartar lesiones óseas en la zona dorsal y vertebral", y subrayó que "José Joaquín nunca perdió el conocimiento y camina perfectamente".

El médico destacó que "el casco" salvó la vida de Rojas: "Acabó partido en dos. Si no lo llega a llevar, ahora mismo estaríamos hablando de una tragedia". Rojas no participará en la Vuelta a Castilla y León, que comienza este fin de semana.

Se da la trágica coincidencia de que el ciclista ciezano, que a sus 21 años está considerado como una de las grandes promesas del ciclismo nacional, perdió en 1996 a su hermano Mariano.

Mariano Rojas, entonces enrolado en las filas del equipo ONCE y también considerado como una de las grandes promesas del ciclismo mundial, falleció a los 23 años como consecuencia de un accidente de tráfico cuando viajaba para participar en los Campeonatos de España de ciclismo.