Agotada su paciencia por una situación personal que califica de "insostenible", el que fuera médico del equipo Xacobeo-Galicia hasta la Vuelta Ciclista a España 2009, el doctor Juan Manuel Rodríguez, inició un encierro en la Dirección General de Deportes de la Xunta para exigir el pago de una cantidad que se le adeuda, no precisada por el afectado. "Pero es que no estoy ni despedido ni me han rescindido el contrato; simplemente es como si no existiera".

La principal novedad, sin embargo, llega con la cantidad de reproches lanzados por el galeno, que denunció cómo la formación le dio de lado por su visión de la medicina. "Soy una víctima por no consentir las prácticas de dopaje", señaló un Rodríguez que fue más allá en su crítica: "Me dejaron en la calle y me sustituyeron por un médico dopador, que ya había sido detenido en Italia por ese motivo y que procedía del Libert Seguros (equipo portugués) con tres casos de EPO a sus espaldas".

Soy una víctima por no consentir las prácticas de dopaje

Ese médico "dopador", curiosa etiqueta improvisada por Rodríguez, no es otro que el colombiano Alberto Beltrán, uno de los profesionales cuyo nombre ha sido vinculado a mejoras de rendimiento ciclista poco ortodoxas, como las de  Eufemiano Fuentes, Walter Virú o Marcos Maynar, entre otros. Parece que poco a poco cambia el discurso interno de un deporte que no ha llamado a las cosas por su nombre.

El Xacobeo-Galicia emitió una nota en la que indicó, por un lado, que "no consentirá en modo alguno que se viertan difamaciones contra la entidad, el equipo y sus deportistas" y explicó cómo desde 2008 existen "desavenencias entre la Fundación Ciclismo Galego" y el doctor Rodríguez. Por otro, cómo Alberto Beltrán fue apartado del equipo antes de que acabara la pasada edición de la Vuelta, justo cuando conoció esos tres casos positivos que afectaron durante la Volta a Portugal al madrileño Héctor Guerra, al cántabro Isidro Nozal y al portugués Nuno Ribeiro, los tres casos a los que se refería Rodríguez.

No es el primer ejercicio crítico hacia ciertas prácticas que nace desde el ciclismo. Más allá de arrepentimientos espontáneos, conversiones radicales o colaboraciones interesadas para disminuir sanciones, episodios que se han dado en el pasado, esta misma semana se han conocido dos nuevos casos de positivo por EPO. Uno, aún supuesto, afecta al Chumbo Manuel Vázquez, profesional granadino del Andalucía-CajaSur. Otro, al suizo Thomas Frei, del BMC. En este caso, el helvético ha reconocido el positivo, asumiendo el acto como una cuestión ajena al equipo y renunciando al contraanálisis.