La última pelea del mito de Rocky Balboa

  • El rival de la película ha sido campeón de los semipesados.
  • El Mandalay Bay de Las Vegas es el escenario del gran combate.
  • Recordatorio de viejas leyendas y otros detalles de la película.
Rocky lanza un puñetazo a Mason "The Line" Dixon durante su combate. (Fox)
Rocky lanza un puñetazo a Mason "The Line" Dixon durante su combate. (Fox)

Este viernes se estrena la película que cierra definitivamente la saga del boxeador Rocky Balboa, un personaje creado y protagonizado por Sylvester Stallone, bastante en forma para sus 60 años.

Aunque haya mentes perversas que pueden pensar que esos músculos de la actualidad no se consiguen sólo a base de gimnasio.

NO vamos a desvelar cómo termina el combate final, ni siquiera vamos a hablar de cine. No.

Pero sí pueden venir bien estos detalles pugilísticos sobre la película. Por ejemplo, este último capítulo de la serie Rocky acaba con un combate ante el campeón mundial de los pesos pesados, un púgil de raza negra llamado Mason "The Line" Dixon.

El rival de Rocky

El personaje es interpretado por un boxeador que ha dejado de ser profesional hace nada. Se llama Antonio Tarver (su web oficial es www.antonio-tarver.com) y su apodo en la vida real es "Magic Man". Ha sido campeón mundial de los semipesados, versión del Consejo Mundial de Boxeo.

Para la película tuvo que engordar, pasar de las 176 libras de peso a las 200 (alrededor de 92 kilos, 100 libras son 46 kilos). "El personaje de la película lo escribí pensando en ti", le comentó Stallone al púgil.

Y se pusieron a rodar. Dicen que los golpes son bastante reales, dados con fuerza. Stallone y Tarver estuvieron ensayando juntos la coreografía de puñetazos mucho tiempo.

Tarver (24 victorias, 4 derrotas y 18 K.O.) perdió su cinturón hace poco tiempo en un combate ante el legendario Roy Jones, precisamente al boxeador al que se lo arrebató en el año 2003.

Jones, su archirrival, subió a los pesos pesados y, tras un tiempo, bajó de peso sólo para arrebatárselo a "Magic Man". Poco después, Tarver se retiró en 2006.

Un escenario para recordar

La pelea de la película fue rodada íntegramente en el Mandalay Bay de Las Vegas, precisamente donde le podemos ver con Rocky. Uno de los grandes escenarios del boxeo.

Además, las gradas están repletas (14.000 personas es el aforo) porque allí se grabaron las tomas durante una pelea real (la de Bernard Hopkins contra Germaine Taylor).

Y la gran escena final cuenta con todo lujo de detalles, al más puro estilo HBO, el canal estadounidense de pago donde se da casi todo el boxeo, con sus comentaristas incluidos (Jim Lampley, Larry Merchant y Max Kellerman).

Incluso el presentador de la pelea es el clásico Michael Buffer (también tiene una gran web oficial), que ha sido representado hasta en los más variopintos videojuegos. Su frase, "Let's get ready to rumble!" (subiendo el tono hasta el final).

Seguro que suena, como también un tal Mike Tyson. El que fuera campeón de los pesados hace un breve cameo representándose a sí mismo.

Que se preparen todos los amantes de Rocky Balboa, "El Potro Italiano" de Filadelfia, porque vuelve a boxear con su calzón negro con rayas doradas con el que ganó su título virtual ante Apollo Creed en la segunda entrega.

En la esquina del cuadrilátero estará Paulie, su cuñado, el único personaje que acompaña al viejo Rocco (nombre italiano de donde viene el diminutivo de Rocky).

Quizá no sea una película de Oscar, pero la primera entrega recibió tres galardones y diez nominaciones en 1976.

Viejos campeones reales

Hay boxeadores que han pasado a la historia por sus títulos y su veteranía. Algunos de los casos más conocidos son los de Roberto "Mano de Piedra" Durán (33 años en los rings y campeón del mundo ligero, welter, superwelter y medio), Thomas "La Cobra" Hearns (aún peleando desde 1977 y campeón welter, superwelter, medio, supermedio, semipesado y crucero) y, el más recordado, George "The Big" Foreman (campeón mundial de los pesados siete veces y al final con 40 años).

Mostrar comentarios

Códigos Descuento