Robinho se abraza a Emerson bajo la mirada de Fabio Capello.
Robinho, tras marcar gol, se abraza a Emerson bajo la mirada de Fabio Capello. Víctor Lerena/EFE

La última rueda de prensa de Robinho en el Real Madrid ha sido muy diferente a las demás. Ya no manda mensajes a Capello por ser suplente ni busca equipo porque tiene la "ilusión de triunfar" como madridista. "Mi pensamiento es seguir", apuntó.

Hace un mes en Valdebebas sorprendió a los medios con sus quejas públicas y, ahora, las explicó así: "Dije que cuando no juego no estoy contento pero creo que Capello confía en mí porque me pone para jugar. Espero seguir jugando bien y demostrando mi fútbol", aseguró.

El brasileño también comentó abiertamente, con cierta sorpresa, que "no sabemos si Capello va a seguir o no, sabemos que tenemos que luchar fuerte, con la cabeza, en una liga de la que queremos ser campeones", agregó.

"Intento hacer lo que me pide el entrenador"

"La única manera que puedo intentar jugar es demostrar lo que tengo y mostrar dentro del campo que quiero ser titular. Intento hacer lo que me pide el entrenador, ayudar a los compañeros y jugar bien. Espero seguir jugando igual en la recta final, nos quedan pocos partidos e importantísimos. Quiero seguir ayudando a conseguir puntos", manifestó.

"No sé si me quedaré en el banquillo, si es así apoyaré a mis compañeros. Seguro que la ausencia de Guti y Gago será complicada porque son dos jugadores importantísimos, pero un equipo que quiere ser campeón debe superar esta adversidad", afirmó.

La discusión con Diarra, olvidada

"Son cosas normales del partido, buscando siempre ganar y mejorar", y tras ser duramente criticado por defensas del Nàstic de Tarragona, tras el partido en el Bernabéu, aclaró que nunca regatea para dejar en evidencia al rival.

Siempre voy a jugar con alegría, es mi manera de jugar, pero siempre manteniendo el respeto



"Nunca voy a faltar el respeto al contrario. Siempre voy a jugar con alegría, es mi manera de jugar, pero siempre manteniendo el respeto. Con esta forma de jugar llegué al Real Madrid y seguiré jugando así. Jamás he intentado reírme de un rival del equipo contrario", admitió.

Por último, restó importancia a que el Barcelona tenga un calendario más fácil en la recta final de la Liga y confió en las opciones madridistas al título.