El Real Madrid ha cerrado la venta de Robinho al Manchester City. El conjunto blanco ingresará unos 40 millones de euros por el traspaso del jugador brasileño, que el domingo había mostrado sus deseos de jugar en el Chelsea.

El Real Madrid también realizó una última ofensiva para fichar a Villa, pero el Valencia se negó a escuchar ofertas por su delantero estrella.

El Real Madrid intentó fichar a Villa

Además, Huntelaar, nombre que ha sonado este verano para incorporarse a las órdenes de Schuster, seguirá un año más en el Ajax, después de renovar con el conjunto holandés.

Al margen del culebrón Robinho, hubo nuevas incorporaciones, como es el caso del Espanyol, que incorporó a tres jugadores a lo largo del día: Nené (Mónaco), Steve Finnan (Liverpool) y Pareja (Anderlecht).

"Razones de índole humano"

Ramón Calderón manifestó en Veo Televisión que "hemos vendido a Robinho por razones de índole humano. El hecho de que haya aceptado una oferta del Manchester City dice que no se va por razones deportivas", comentó.

Tiene un problema anímico muy importante

"Se ha hecho la operación por una cantidad importante, en atención al jugador y en una decisión consensuada por todos los técnicos, que entienden que es lo mejor para el jugador y para la entidad", dijo el máximo dirigente. "Es una operación al contado. No es el objetivo del Real Madrid vender jugadores, ni necesitamos dinero, pero por razones de índole humano y deportiva, se ha decidido que es lo mejor", añadió.

"Tiene un problema anímico muy importante. Cada vez que hablaba con él lloraba y me pedía salir. Me pidió por Dios y por la Virgen que le dejara irse", concluyó Calderon.