Roberto Carlos puede ser el siguiente en abandonar el Real Madrid, según informa el diario ABC, quien asegura que le jugador se ve fuera después de diez años en el Real Madrid.

Su desencanto viene de lejos, informa el periódico, concretamente de la primera reunión que mantuvo con el director general deportivo para negociar la ampliación del contrato.

Su compromiso con el club finaliza el 30 de junio de 2007, pero esta fecha será alargada de manera unilateral un año más si disputa cuarenta partidos de más de cuarenta y cinco minutos sumando las tres competiciones.

El jugador le pidió al club nuevas cláusulas a Florentino Pérez para renovar su contrato -dos años, uno sin objetivos y otro con una cláusula de 32 partidos- en el apartado de pago de impuestos compartidos por haber accedido a la doble nacionalidad, además de solucionar unos flecos relacionados con los derechos de imagen. Pero no se incluyeron.

El brasileño no firmó la propuesta y lo consideró una invitación a dejar el club el próximo 30 de junio. Quiere la carta de libertad.

Lo que le queda

Ahora mismo acumula veintidós encuentros disputados y necesita dieciocho para alcanzar los cuarenta que supondrían la renovación matemática del antiguo contrato. Quedan diecisiete jornadas de Liga -él no jugará el sábado ante la Real Sociedad y es dudosa su participación ante el Betis- y la eliminatoria de octavos de final de la Liga de Campeones frente al Bayern Múnich.

A poco que se alargue el periodo de recuperación de la lesión, aparezca un nuevo percance o lleguen las sanciones por la vía de las tarjetas -acumula tres y los ciclos son de cinco- se esfumará dicha posibilidad numérica.