Robert Kubica
El piloto Robert Kubica participa en los entrenamientos libres del GP de España de Fórmula 1. Williams Racing

Una de las imágenes más esperadas del Gran Premio de España era la de Robert Kubica compartiendo pista con el resto de pilotos en una sesión de entrenamientos. El equipo Williams le contrató como piloto de pruebas, porque sus argumentos económicos no eran suficientes como para obtener un asiento oficial, por lo que ha habido que esperar a la quinta carrera del año para verle en pista.

La historia de superación detrás de la vuelta de Robert Kubica al paddock de la Fórmula 1 ha sido de lo más comentado. Su accidente en 2011 mientras disputaba un rally le dejó la mano derecha destrozada, y de hecho este ha sido el principal handicap al que ha tenido que enfrentarse para volver a la competición en condiciones. Desde Williams han confiado en él, hasta el punto de que de no ser por el maletín que aportaba Sergey Sirotkin, era el favorito para acompañar a Lance Stroll.

No obstante, su vuelta no ha sido tan brillante como se esperaba. Cometió errores de bulto, y sólo pudo superar al propio Stroll, que fue último tras salirse de pista. La situación que atraviesa el equipo no invita al optimismo, pero el propio Kubica admitió que le costó más de lo esperado. "Las emociones desaparecieron rápidamente porque me di cuenta de que sería una sesión complicada", confesó, después de subirse al coche.

Las imágenes 'on-board' tampoco ocultaban su dificultad. Por mucho que quiera sentirse uno más, no puede competir en igualdad. Cuando tomaba las curvas a izquierdas, la mano lesionada, la derecha, prácticamente no ejercía fuerza, y sólo la apoyaba para ayudar en el giro. Eso no le impide seguir persiguiendo su sueño, que es volver al Gran Circo.

La última vez que Kubica participó en un fin de semana de Gran Premio fue en Abu Dhabi 2010, aquella carrera en la que Fernando Alonso, buen amigo del polaco, estuvo a punto de convertirse en tricampeón del mundo. Desde entonces, un accidente grave, un paso por el Mundial de Rallies y varias pruebas en Fórmula 1 le acercaron de nuevo a su casa. La figura de Nico Rosberg fue importante, aunque no definitiva. El campeón del mundo de 2016 le prometió que le iba a devolver a la parrilla, pero se quedó corto. Motivo suficiente como para que no sigan trabajando juntos.

Kubica volverá a ponerse al volante del Williams FW41 en los entrenamientos libres del Gran Premio de Austria, que se disputará el fin de semana entre el 29 de junio y el 1 de julio.