Policía argentina
Las fuerzas del orden intervienen para contener a los aficionados radicales de River Plate. EFE

El Tribunal de Disciplina de la Conmebol, además de confirmar que la final de la Copa Libertadores entre Boca Juniors y River Plate se disputará en el Santiago Bernabéu, también determinó el castigo para el conjunto de los Millonarios tras los incidentes que provocaron la suspensión del encuentro.

En su fallo, dictaminaron una sanción económica por valor de 400.000 dólares además del cierre del estadio al público para dos partidos en 2019. Esto se debe a que fueron los incidentes en los aledaños del Monumental de Buenos Aires los que generaron toda la situación.

En el comunicado, establecen que sólo 20 personas podrán acceder los partidos a puerta cerrada, además de periodistas, técnicos de la retransmisión televisiva, 12 recogepelotas, policías y empleados de seguridad, personal de mantenimiento del estadio y la delegación de los equipos visitantes, que no deberá exceder un máximo de 70 personas.