Kyle Kaiser
Kyle Kaiser, piloto del Juncos Racing de las 500 millas de Indianápolis. Tim Holle / IndyCar Media

El argentino Ricardo Juncos fue el gran héroe del 'Bump Day', el día de la segunda clasificación de las 500 millas de Indianápolis. Su equipo, el Juncos Racing, demostró cómo con un presupuesto más bien modesto, pueden dejar fuera a un todo poderoso (aunque increíblemente equivocado) McLaren fuera de la carrera. Kyle Kaiser, su piloto, fue el último de los que superó a Fernando Alonso en la clasificación, dejando al asturiano y a su equipo sin la disputa de la carrera en el óvalo más famoso del mundo.

Fue como si un equipo de Segunda B le marca un golazo por la escuadra a un equipo de Primera División y le elimina. No es una comparación ajena al Juncos Racing, ya que es posiblemente la estructura más futbolera que hay en la parrilla de la IndyCar.

Después de asociarse con el FC Barcelona en 2017, el modesto equipo (que cerrará la parrilla de la cita del próximo día 26) ha llegado a un acuerdo con un equipo 'top' de Argentina: ni más ni menos que River Plate.

Más allá de lo simbólico de asociarse con el vigente campeón de la Copa Libertadores, la importancia de conseguir patrocinadores es fundamental para las opciones de Kaiser en la carrera, ya que no lo tienen nada fácil: estrellaron uno de sus coches en los entrenamientos libres y montaron otro 'in extremis' para salir a la clasificación.