El River-Boca suspendido se jugará el 8 o el 9 de diciembre fuera de Argentina

El Estadio Monumental, hogar de River Plate, mientras se llenaba para la final contra Boca Juniors.
El Estadio Monumental, hogar de River Plate, mientras se llenaba para la final contra Boca Juniors.
EFE

Los incidentes que provocaron la suspensión del partido de vuelta de la final de la Copa Libertadores entre River Plate y Boca Juniors ha obligado a sacar de Argentina el partido. Según ha confirmado la Conmebol en un comunicado, tras la reunión de todas las partes han determinado que "resulta prudente" que el encuentro no se juegue en dicho país.

En la carta que firma Alejandro Domínguez, presidente del máximo organismo del fútbol sudamericano, habla de dos artículos del reglamento con los que argumentan la decisión: el artículo 4 y el 35. En el primero, establecen que "las competiciones organizadas por Conmebol exigen la colaboración de todos los involucrados de forma a prevenir comportamientos antideportivos, particularmente la violencia". En el segundo, recuerdan que en caso de imposibilidad de la disputa del encuentro en la sede, fecha y horarios estipilados, tienen la potestad de hacer las modificaciones que consideren.

Con estas consideraciones, confirman que el partido se disputará el 8 o 9 de diciembre "en horario y sede por definirse", que la Conmebol se hace cargo de los gastos de viaje, hospedaje, alimentación y traslado interno de hasta 40 personas por delegación de cada equipo y que se harán cargo de las condiciones de seguridad con las autoridades correspondientes.

Ahora mismo hay dos posibles sedes para el encuentro: Asunción (Paraguay) o Abu Dhabi. En este último caso, el ganador de la Libertadores se quedaría en el país del Golfo Pérsico hasta la disputa del Mundial de Clubes, que arranca el 12 de diciembre.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento