Rijkaard y Wenger, dos formas de ser expulsados de los banquillos

  • Los entrenadores de Barcelona y Arsenal vieron la roja en la Liga de Campeones, algo poco usual.
  • El holandés dijo que su actitud fue para ayudar a cortar las faltas.
  • El francés se encaró con la grada del Sánchez Pizjuán.
La expulsión de Rijkaard (i) y la de Wenger (d) en la Champions. (Reuters)
La expulsión de Rijkaard (i) y la de Wenger (d) en la Champions. (Reuters)

Frank Rijkaard, entrenador del Barcelona, y Arséne Wenger, técnico del Arsenal, son probablemente dos de los directores de fútbol con más prestigio en el panorama actual y también de los más tranquilos.

Sin embargo, en la penúltima jornada de Liga de Campeones fueron expulsados por mostrar una actitud demasiado visceral en los banquillos, algo poco común. Paradójicamente, el holandés se ha justificado de forma muy diferente en la rueda de prensa posterior. Es una técnica más, como a veces se hace en baloncesto.

Rijkaard tuvo que abandonar el césped en el partido ante el Olympique de Lyon (2-2) por sus reiteradas protestas al árbitro. "No es que estuviera nervioso, sólo quería llamar la atención. Sabía que iba a haber consecuencias", comentó a los periodistas.

Cuando nadie ve que se juega duro, alguien lo tiene que decir (Rijkaard)

En opinión de Rijkaard, sus protestas -una monumental bronca desde su zona antes de acabar la primera parte- dieron resultado. "Cuando nadie ve que se juega duro para hacer daño, alguien lo tiene que decir", señaló y agregó que en el segundo tiempo el árbitro pitó "un poco más normal".

Un árbitro que ya conocía

Rijkaard y el árbitro italiano Stefano Farina ya tuvieron otra bronca sonada el año pasado. Fue en el Camp Nou, en el partido de la fase de grupos contra el Chelsea. El holandés le recriminó airadamente al final del encuentro el no haber respetado el tiempo añadido.

El técnico reconoció en la rueda de prensa con una sonrisa que se acordaba de aquel incidente, pero aseguró que su reacción de hoy no tenía nada que ver con lo sucedido la pasada temporada.

Wenger, todo lo contrario

En otro lado está el técnico francés del Arsenal, Wenger. Primero la tomó con el colegiado y luego con las gradas del Sánchez Pizjuán, donde perdió ante el Sevilla (3-1). Hizo un feo gesto que no estamos acostumbrados a ver y el cuarto árbitro decidió echarle.

Vio la roja en el minuto 81, pero no quiso abandonar el césped, se fue detrás del banquillo y el cuarto árbitro se lo recriminó. Tenía que abandonar el campo.

Así explicó su actitud y la del cuarto árbitro: "Le pedí explicaciones al árbitro principal y no me las dio. Es cierto que el cuarto árbitro estaba hoy con mucho trabajo, pero en mis más de cien partidos en la Champions nunca había visto una cosa así", aseguró.

En mis más de cien partidos en la Champions nunca había visto una cosa así (Wenger)

"Me ha dejado atónito la actuación del cuarto árbitro", resaltó el técnico galo. Sin duda, no sabía a lo que se arriesgaba, como Rijkaard sí apuntó.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento