Rijkaard y Carrión
Frank Rijkaard (2i) y Carrión, jugador del Alcoyano. (Efe)

Manuel Carrión, futbolista del Alcoyano, acusó al entrenador del Barcelona, Frank Rijkaard, de haberle llamado "hijo de puta" al retirarse a los vestuarios, tras su expulsión en el duelo de Copa (0-3), la ida de los 1/16 de final del torneo.

Si bien, luego Carrión matizó sus palabras y apuntó que no sabía de dónde había salido el insulto, pues había muchas personas.

Corría el minuto 90 y una durísima entrada a Bojan no fue perdonada por el árbitro. Roja directa y el segundo expulsado del Alcoyano. Poco antes Gudjohnsen había marcado el 0-2 que sentenciaba el partido. Los ánimos estaban caldeados porque durante la segunda parte se habían dado muchas patadas.

Cuando Carrión pasó por el vestuario del Barcelona, Rijkaard se acercó al jugador para recriminarle su acción. Por las imágenes, sí se ve que le dice directamente algo.

Poco después, Carrión comentó a voz en grito en varios micrófonos de la prensa que le había insultado y que cómo se podía permitir que un entrenador del Barcelona le llamase "hijo de puta".

Mejor que no estuviese en el campo porque casi mata a dos de mis jugadores (Rijkaard)


En rueda de prensa, Rijkaard criticó a Carrión, autor también de una fuerte entrada a Giovani que le obligó a retirarse. El holandés negó que insultase a Carrión.

"Le he dicho que era una lástima que le expulsasen, aunque mejor que no estuviese en el campo porque casi mata a dos de mis jugadores", concluyó.

Por su parte, José Bordalás, técnico del Alcoyano, respondió a las críticas de Rijkaard. "Carrión es un jugador viril que afronta con ímpetu todos los partidos, en la jugada con Giovani toca el balón claramente".