José Manuel Calderón y Ricky Rubio
El base extremeño de los Pistons, José Manuel Calderón, junto al jugador catalán de los Timberwolves, Ricky Rubio. EFE

El veterano entrenador de los Minnesota Timberwolves, Rick Adelman, vivió su mejor alegría esta temporada al ver cómo su equipo vencía por 107-101 a los Pistons de Detroit y le daban el triunfo número 1.000 como profesional.

Adelman se convierte en el octavo entrenador en la historia de la NBA que lo consigue y fue el que acaparó toda la atención y emoción del partido cuando los jugadores nada más sonar la bocina con el final del partido lo rodearon y lo abrazaron.

La esposa de Adelman ha estado muy enferma y el técnico la abrazó

Adelman se dirigió a su esposa Mary Kay, que ha estado muy enferma, la abrazó y la besó tres veces mientras un vídeo homenaje mostraba su trayectoria profesional.

De nuevo el pívot montenegrino Nikola Pekovic se convirtió en el líder del equipo al aportar un doble-doble de 20 puntos, 13 rebotes y dos asistencias que lo dejaron al frente de una lista de siete jugadores, incluidos cuatro titulares, que tuvieron números de dos dígitos.

Entre ellos destacó el base puertorriqueño José Juan Barea, que se convirtió en el sexto hombre al aportar 20 puntos después de anotar 9 de 13 tiros de campo, incluidos 2 de 3 triples. Falló los tres que hizo desde la línea de personal, repartió seis asistencias, capturó un rebote y dio una asistencias, en los 21 minutos que jugó.

El ala-pívot Derrick Williams aportó 14 puntos, mientras que el alero ruso Andrei Kirilenko y el ala-pívot Dante Cunningham consiguieron 13 tantos cada uno.

El base español Ricky Rubio y el alero reserva Chase Budinger lograron 10 tantos cada uno y completaron la lista de los encestadores que lograron números de dos dígitos.

Fallos de Ricky

Rubio, de nuevo no tuvo su mejor toque de muñeca, y falló 12 de 13 tiros de campo, incluidos dos intentos de triples, pero acertó 8 de 9 desde la línea de personal, repartió seis asistencias, capturó cinco rebotes, recuperó cinco balones y perdió tres.

El jugador de El Masnou tampoco tuvo buena jornada porque recibió el aviso por parte de la NBA de que había exagerado una acción contra el alero Kevin Durant, de los Oklahoma City Thunder, para que le pitasen falta personal.La NBA ha advertido a Ricky Rubio por exagerar una falta

El base Brandon Knight anotó 25 puntos y el escolta Rodney Stuckey logró otros 20 tantos y ocho rebotes con los que encabezaron el ataque de los Pistons, que perdieron el decimoctavo partido de los últimos 21 disputados.

Los Pistons perdieron 24 veces el balón, la peor marca de la temporada, y permitieron que los Timberwolves las convirtiese en 25 puntos.

El base español José Manuel Calderón, que se había perdido el partido anterior frente a los Celtics de Boston al sufrir molestias en el brazo derecho, volvió de titular con los Pistons y tampoco pudo ser factor ganador al aportar sólo seis puntos.

Calderón jugó 27 minutos en los que anotó 3 de 5 tiros de campo, repartió cuatro asistencias, capturó dos rebotes, recuperó tres balones, y perdió otros tres.

Homenaje

El momento más emotivo de la noche en el Target Center llegó al concluir el partido y los aficionados comenzaron a entonar el nombre de "Adelman, Adelman, Adelman....".

El entrenador de los Timberwolves, que siempre ha rechazado ser el centro de atención, se unió a su esposa Mary Kay para un emotivo abrazo y beso.

"Se merece estar aquí a mi lado", declaró Adelman después del partido. "Ha sido la única razón que me ha permitido conseguir todo lo que he hecho estos años".
Adelman tiene marca de 1.000-702 en los 22 años de carrera como entrenador, y se une a los legendarios Don Nelson, Lenny Wilkens, Pat Riley, Phil Jackson, Jerry Sloan, Larry Brown y George Karl en el exclusivo club de los 1.000 triunfos, que como ya es habitual esta temporada con los Timberwolves, también tuvo suspense.