Riccardo Riccò
Riccardo Riccò, en una imagen de archivo. REUTERS

El ciclista italiano Riccardo Riccò fue dado de alta del hospital de Baggiovara, en la provincia norteña de Módena, donde ingresó de urgencia hace cerca de dos semanas con fiebre alta y una insuficiencia renal, informaron fuentes hospitalarias.

Su ingreso en el hospital desató las alarmas en Italia por las sospechas de un nuevo caso de dopaje del ciclista y que llevó a la Fiscalía de Módena a abrir una investigación sobre lo sucedido.

La situación se agravó cuando los medios de comunicación italianos se hicieron eco de las declaraciones de uno de los médicos que atendió al ciclista, que aseguró que Riccò había admitido haberse hecho una autotransfusión de sangre, posiblemente en mal estado.

Según señalaron fuentes hospitalarias, los médicos consideraron que el estado de salud del ciclista no es preocupante aunque subrayaron que deberá guardar reposo durante los próximos días.

El CONI avisó con la apertura de un expediente de lo sucedido

Con la salida del ciclista del hospital, la prensa italiana subrayó que Riccò podría ser convocado en un breve plazo de tiempo a comparecer ante la Fiscalía de Módena.

También investiga lo sucedido la Fiscalía Antidopaje del Comité Nacional Olímpico Italiano (CONI), que anunció la apertura de las pesquisas tras la difusión de las declaraciones sobre la supuesta autotransfusión que se hizo Riccò.

El médico que hizo esas manifestaciones fue uno de los que atendió al ciclista en el hospital de Pavullo, donde Riccò recibió las primeras curas antes de ser trasladado a Baggiovara.

El especialista aseguró que, tras ser ingresado y estando en estado de "schock", el ciclista había admitido haberse hecho una autotransfusión de sangre que conservaba en el frigorífico de su casa desde hacía 25 días. Posteriormente Riccò negó estas declaraciones, aunque la Fiscalía modenesa sigue adelante con la investigación.

Como consecuencia de esa investigación, el equipo Vacansoleil decidió suspender el pasado 11 de febrero, con efectos inmediatos, al ciclista. Riccò, de 27 años, había regresado a la competición el pasado mes de marzo tras cumplir una sanción de veinte meses después de dar positivo en el Tour de Francia 2008.